Los estudiantes chinos acampados exigen negociar directamente con el Gobierno

202

EFE

  • La Federación de Estudiantes de Hong Kong ha exigido al Ejecutivo local negociar directamente con el primer ministro chino, Li Keqiang.
  • «Esperamos que el Ejecutivo hongkonés nos organice un encuentro» con el jefe de Gobierno chino, señalaron, en un comunicado, los estudiantes.
  • Los estudiantes protestan por una ley electoral que permitirá en 2017 una votación por sufragio universal pero sólo candidatos aprobados por Pekín.

Manifestantes chinos en Hong Kong

Tras un mes de protestas en las calles de Hong Kong, algo estancadas por la indiferencia del Gobierno local, los estudiantes han decidido dar una vuelta de tuerca a sus reivindicaciones y exigir un diálogo directo con China.

La Federación de Estudiantes de Hong Kong, uno de los principales colectivos que desde hace un mes ocupa áreas de la antigua colonia británica para reclamar democracia, ha exigido al Ejecutivo local negociar directamente con el primer ministro chino, Li Keqiang, informó este miércoles la televisión oficial RTHK.

«Esperamos que el Ejecutivo hongkonés nos organice un encuentro» con el jefe de Gobierno chino, señalaron, en un comunicado, los estudiantes, decepcionados por las conversaciones que la semana pasada tuvieron con representantes del Gobierno de Hong Kong, encabezados por la «número dos» del Ejecutivo local, Carrie Lam.

La Federación, presidida por Alex Chow, argumenta que en el diálogo del pasado 21 de septiembre Lam les aseguró que no estaba en manos del Gobierno local cambiar el sistema electoral de la excolonia, como el movimiento democrático exige.

Ese sistema, que permitirá desde 2017 una votación por sufragio universal pero sólo con dos o tres candidatos aprobados previamente por Pekín, fue decidido en Pekín el pasado 31 de agosto en la Asamblea Nacional Popular, el máximo órgano legislativo de China.

En las negociaciones, Lam ofreció a los líderes de las protestas el envío de un informe a Pekín en el que se explique el malestar de sectores de la sociedad hongkonesa por esa decisión de la asamblea nacional. Los estudiantes señalan, en el comunicado hecho público este miércoles, que ese informe debe incluir forzosamente una propuesta de retirada de la decisión de la Asamblea Nacional Popular.

Sobre la otra oferta de Lam, la creación de una plataforma permanente de negociaciones para la reforma política local, la federación exige, en contrapropuesta, que en ella se discuta una hoja de ruta para abolir el nuevo sistema de elección de legisladores y gobernantes locales.

Según los estudiantes, si el Gobierno local no puede prometer estas dos exigencias preliminares, los estudiantes y otros colectivos en protesta preferirán hablar directamente con el primer ministro Li, así como con la Administración Estatal de Hong Kong y Macao.

Un problema que no existe para Pekín

Ese órgano depende directamente del régimen comunista para los lazos con esas regiones administrativas especiales. La petición de los estudiantes intenta extender las negociaciones al Gobierno chino, que durante semanas, para bien o para mal, ha ignorado totalmente las protestas.

Pekín ha dejado a la policía local de Hong Kong la labor de controlarlas, lo que ha garantizado su desarrollo pacífico, con contadas excepciones, pero también se ha desentendido de formar parte de la solución política.

Su única actitud visible ante la llamada «Revolución de los Paraguas» ha sido intentar censurarla en la medida de lo posible en los medios chinos, salvo para ligarla a altercados o inestabilidad social, así como exigir a gobiernos de otros países que no apoyen públicamente al movimiento.

Desde las áreas de protesta, muchos jóvenes participantes en la «revolución» consideran que el movimiento no puede tener miras tan altas como para pedir la democratización de toda China, sino por ahora sólo de Hong Kong, que goza de amplia autonomía de Pekín bajo el principio de «un país, dos sistemas».

«Podemos darles ejemplo (a los chinos) para que cambien su política, pero por ahora nuestra prioridad es hacer lo mejor posible por Hong Kong«, señalaba este martes al respecto Regina Lee, una acampada en el céntrico barrio de Admiralty.

El movimiento democrático en Hong Kong, excolonia británica que regresó a soberanía china en 1997, inició acampadas hace un mes en estratégicas calles del territorio para pedir la democratización del sistema político local.