Los precios sin cuidadores

135

Según visualizan los analistas económicos, los precios comenzaron a desacelerarse en la Argentina y relacionan este fenómeno con la retracción de la actividad económica, pero especialmente con la puesta en marcha de los planes oficiales para frenar la inflación que, de todas maneras -salvo un milagro- habrá de inscribir un índice anual superior al 25 por ciento. Algunos vaticinan más cer­cano al 30 por ciento. Como parámetro es importan­te señalar que de enero hasta abril, en cuatro meses, la inflación acumulada fue de 11,9 por ciento. En los ocho meses restantes la tasa total no tendría que su­perar los 13 puntos porcentuales para encuadrar dentro del 25 por ciento anual. Tarea difícil.

Las previsiones oficiales esti­pulan para mayo, que acaba de terminar, una inflación menor al 1,8 por ciento. El vaticinio guarda relación con la observación de que los precios se están enfrian­do, como la economía. Pero ade­más, la contención diagramada por el Gobierno, como el progra­ma Precios Cuidados, estaría sur­tiendo efecto.

Sin embargo, lamentablemen­te, en Corrientes el programa está huérfano ya que salvo reacciones esporádicas no hay un trabajo siste­matizado en el control de las góndolas. Aunque el Go­bierno provincial se comprometió a sumarse de lleno al plan, la tarea de los organismos correspondientes no se nota. Lo dicen los supermercadistas que son, justamente, quienes deberían recibir las inspecciones oficiales por parte de la Provincia.

Pese a la obligación, no hay vigilancia. La confesión surgió de una recorrida que realizó ayer este diario por las sucursales de distintas firmas supermercadistas de la ciudad. Si es así, ¿quién controla que no haya abu­sos que perjudiquen el bolsillo de los consumidores?

Frente a este escenario de incertidumbre hasta dón­de tiene valor el pronóstico de los especialistas que hablan de una retracción de los precios, especialmen­te de los productos de primera necesidad. Puede ser que en los grandes centros urbanos, el cinturón de castidad que representa Precios Cuidados funcione acertadamente, pero en estos lares todo hace suponer que el cinturón está desabrochado.

¿Será de 25 o de 30 por ciento anual la inflación en Corrientes? Dicen que en el país sí. Una tasa de infla­ción en ese rango marcará un récord pues será la más baja de los últimos seis años. No obstante, aun así cua­druplica la proyección inflacionaria de países vecinos.

Por ejemplo, los economistas elevaron sus pronósti­cos para la inflación de Brasil en 2014 a 6,47 por cien­to, según el sondeo semanal Focus del banco central brasileño, que tiene una meta anual del 4,5 por ciento. Al igual que la Argentina, Chile sufre el estancamiento de su economía pero con una in­flación del 0,6 por ciento en abril, un incremento acumulado del 4,2 en los últimos doce meses y una proyección del 6 por ciento para todo 2014, el nivel más alto desde 1996.

El Indice de Precios al Consu­midor (IPC) de Paraguay sumó un 0,4% en abril, impulsado por alzas en un puñado de alimentos, una cifra que mantiene la tenden­cia de ralentización de los últimos meses y acumula 6,4% en el últi­mo año. La inflación en Bolivia fue de 0,16 por ciento al cierre de abril de 2014, según el Instituto Nacional de Estadísticas de ese país; así, la suba acumulada en lo que va de este año alcanza 1,4% por ciento y la anualizada llega 6,22%.

En la Argentina, el secretario de Comercio, Augusto Costa, aseguró que la inflación de mayo será menor que la de abril, con lo que continuará la desacelera­ción respecto de meses previos. La inflación medida por el IPCNu había sido de 1,8 por ciento el mes pa­sado; enero había registrado 3,7 por ciento; febrero, 3,4; y marzo, 2,6; todos niveles oficiales y más altos en comparación con los países vecinos.

“El índice de mayo seguro que estará por debajo de abril. No tengo el número, pero seguro que va a ser menor”, dijo Costa entusiasmado. Los funcionarios de la Casa Rosada se esperanzan de que el plan que cuida los precios ayude a contener la inflación el resto del año. El problema para los correntinos es que aquí no hay contracción a la vigilancia.