Más de 500 detenidos tras la multitudinaria protesta por las libertades en Hong Kong

172

20MINUTOS.ES / EFE

  • Al finalizar la marcha, miles de manifestantes protagonizaron una sentada a las puertas de la oficina del jefe de Gobierno de la ciudad, en el distrito central.
  • Hasta 511 personas fueron arrestados acusadas de «reunión ilegal y obstrucción a los agentes de policía», según indicaron fuentes policiales.
  • Miles de personas que recorrieron las principales calles de la ciudad reclamando el sufragio universal para Hong Kong y menos intervención política de Pekín.

Marcha por la libertad en Hong Kong

Más de medio millar de manifestantes fueron detenidos este miércoles en Hong Kong tras participar en una sentada nocturna después de que cientos de miles de personas marcharan por las calles de la ciudad para pedir el sufragio universal.

Un total de 511 manifestantes -351 hombres y 160 mujeres- fueron arrestados esta madrugada, acusados de «reunión ilegal y obstrucción a los agentes de policía», indicaron fuentes policiales.

La sentada se produjo después de que cientos de miles de personas marcharan el martes por las calles de Hong Kong en una de las mayores manifestaciones a favor de la democracia registradas en la ciudad en la última década.

Unas 510.000 personas participaron en la marcha, según las estimaciones de los organizadores, aunque fuentes oficiales rebajaron esa cifra hasta los 98.600 manifestantes.

La tradicional manifestación del 1 de julio, que conmemora el aniversario del retorno de Hong Kong a China, atrajo a miles de personas que recorrieron las principales calles de la ciudad reclamando el sufragio universal para Hong Kong y menos intervención política del Gobierno de Pekín en los asuntos de la excolonia.

Al finalizar la marcha, miles de manifestantes protagonizaron una sentada a las puertas de la oficina del jefe de Gobierno de la ciudad, en el distrito central hongkonés.

El líder del Ejecutivo de Hong Kong, CY Leung, dijo este martes que el Gobierno estaba tratando de forjar un consenso sobre la reforma política.

En busca de la democracia

Hong Kong debate su desarrollo democrático con dos frentes abiertos: los activistas, que cuentan con apoyo popular, y el oficial, con el Gobierno de Pekín al frente.

Los activistas prodemocracia están representados por la agrupación «Ocupar el distrito Central Con Amor y Paz» (OCPL, por sus siglas en inglés), organizadora de un referéndum no oficial en el que participaron 800.000 ciudadanos (el 10 por ciento de la población) para pedir el sufragio universal.

China, por su parte, había prometido introducir el sufragio universal para la elección de la ciudad de 2017, pero quiere un comité para aprobar a los candidatos. Tanto el Gobierno de Hong Kong como el de China dijeron que el referéndum no era legal.

Las reivindicaciones públicas contra el control del Gobierno comunista se intensificaron después de que el pasado 10 de junio Pekín hiciera público el llamado «Libro Blanco de Hong Kong», un documento en el que se afirmaba que la autonomía de la excolonia debía estar supervisada por Pekín.

Muchos activistas vieron en el documento, el primero de este tipo en 17 años de soberanía china, una amenaza de intervención política en los asuntos del territorio y una violación del principio «un país dos sistemas» que, desde el retorno de Hong Kong a China, otorga autonomía plena a la excolonia en todas las competencias, salvo Defensa y Asuntos Exteriores.

Hong Kong fue devuelta a la soberanía de China en 1997, tras un acuerdo en 1984 entre China y Gran Bretaña.

La prensa nacional, reacia

La prensa estatal china minimizó la marcha a favor del sufragio universal, una de las más multitudinarias protestas registradas en la historia de la isla. El periódico China Daily, que apenas se refiere ala marcha, tituló su edición impresa con «El gobierno central se compromete a ayudar a Hong Kong en conseguir el sufragio universal» e incluyó fotos de los actos oficiales de conmemoración del 17 aniversario del retorno de la excolonia británica a la soberanía china.

El rotativo Nuevo Beijing, uno de los más populares en la capital, no mencionó, ni en sus páginas interiores, la histórica marcha, cuyos asistentes protestaron contra la intervención política de Pekín en los asuntos de Hong Kong.

Sí lo hacían los periódicos Diario del Pueblo y Global Times, considerados como portavoces del Partido Comunista de China (PCCh), que contaban este miércoles con artículos de opinión que criticaban a los organizadores.

«El Gobierno central no debe hacer concesiones a los manifestantes prodemocracia«, apuntaba un artículo del Diario del Pueblo, que abogó por un Hong Kong «dirigido por patriotas».