MAS VIOLENCIA DE GENERO: Otra mujer brutalmente golpeada por su pareja

111

Fue en el B° Independencia. Su concubino la dejó en muy mal estado y la mantuvo cautiva dos días. La mujer quedó en terapia intensiva varios días; el agresor está detenido.

Un hombre propinó una terrible golpiza a su pareja causándole graves lesiones en el cuerpo, tras lo cual la mantuvo cautiva en su casa durante dos días esperando su recuperación. Debido a que no experimentaba ninguna mejoría, decidió llevarla al Hospital Central donde el agresor dio nombres y direcciones falsas e inventó una historia para explicar los golpes que tenía la mujer, diciendo a los médicos de guardia que había sido asaltada en una parada de colectivos del Circuito Cinco.

La falaz versión de los hechos muy pronto quedó al descubierto porque las lesiones que tenía la mujer no eran concordantes con el relato brindado ni compatibles con las de un asalto, y así pocas horas después la verdad salió a la luz y el hombre quedó detenido acusado de lesiones graves calificadas por el vínculo, en el marco de un episodio de violencia de género.

Mientras tanto, la mujer quedó internada en terapia intensiva del hospital en muy mal estado, con la mandíbula fracturada, el rostro desfigurado y algunos de sus órganos internos afectados por los golpes recibidos.

Violencia inusitada

Este nuevo hecho de violencia de género ocurrió el pasado 21 de junio en horas de la siesta y tuvo como escenario la casa donde convivían sus protagonistas, en Maipú al 1300 de nuestra ciudad.

Ese día, minutos después de las 14, el agresor –quien es oriundo de la provincia de Neuquén- su concubina y otra pareja amiga, comenzaron a tomar bebidas alcohólicas en la vereda de la casa de Maipú al 1300, hasta que alrededor de las 20 se generó una discusión y el hombre tomó con fuerza del cabello a su mujer, llevándola a la rastra hasta el interior de la vivienda y una vez allí, la tiró al suelo y descargó sobre ella una andanada de golpes de puños y patadas, quedando la mujer tendida en el piso sin poder reaccionar. El amigo del agresor que había estado compartiendo con ellos quiso interceder para evitar que siguiera lastimando a la mujer, pero este tomó un machete y amenazó con atacarlo, obligando a que se retirara del lugar.

La víctima recibió violentos golpes en el rostro, en la cabeza y en otras partes del cuerpo, también fue azotada con un cinto y fue blanco de violentas patadas en diferentes zonas. Como consecuencia de la furibunda golpiza, quedó con el rostro desfigurado, el mentón quebrado y severas lesiones internas, que la mantuvieron internada en terapia intensiva durante varios días hasta que fue logrando una lenta y paulatina recuperación.

Detenido

Luego de propinarle tamaña golpiza, el hombre mantuvo a su mujer encerrada en su casa durante dos días. Al ver que no mostraba ninguna recuperación, el 23 de junio en horas de la mañana decidió llevarla al Hospital Central para que recibiera asistencia médica.

Al ser interrogado en la guardia del nosocomio, el agresor mintió su identidad y dio otra dirección de la casa donde residía la pareja. También proporcionó datos falsos respecto a los datos filiatorios de la mujer y la propia víctima se prestó a esta falacia, señalando que los golpes que tenía eran producto de un robo que había sufrido en una parada de colectivos del Circuito Cinco.

Los médicos dijeron que las lesiones sufridas no se ajustaban a lo informado por la víctima y esto llamó la atención a los policías de guardia, que trasladaron al sospechoso hasta el Departamento Informaciones Policiales, donde al ser identificado quedó al descubierto su verdadero nombre y el de su concubina.

Después de esto, policías del Departamento Informaciones llevaron a cabo una rápida y exhaustiva investigación, logrando corroborar al verificar el parte de novedades del 911, que el día 21 de junio en horas de la noche se recibió un llamado de un vecino de Maipú al 1300 sobre una pelea entre parejas en dicho domicilio.
Como es habitual en este tipo de hechos, las situaciones de violencia del agresor contra su pareja serían de vieja data, acrecentándose las mismas de manera exponencial.

Cuando la Policía allanó la casa de la pareja, secuestró varios cintos, un machete de grandes dimensiones y encontró manchas de sangre en las prendas de vestir de la mujer, en almohadas, sábana, mantel y toallas; pruebas ineludibles de la magnitud de la agresión y el verdadero suplicio que tuvo que soportar la mujer, quien mantenía una relación de pareja con su agresor desde hacía nueve meses.

Con relación al acusado, se informó que el mismo continúa detenido y a disposición del juez que está a cargo del caso. (LA MAÑANA)