MERCADO CAMBIARIO: Nuevo salto del dólar blue a cuatro días de las elecciones: subió a $ 187, el valor más alto del año

33

A cuatro días de las PASO el dólar blue avanzó un casillero más. Ya cotiza a $ 187, una ganancia de cinco pesos en poco más de 24 horas y el valor más alto del año. Con esto la brecha cambiaria respecto al dólar mayorista llega a 90% y se ubica apenas 1 punto por debajo del pico de 91% que había tocado en julio.

Con la demanda recalentada, el Banco Central tuvo que vender este miércoles otros US$ 90 millones para contener al dólar oficial. De esta manera ya lleva vendidos US$ 410 millones en seis días hábiles de septiembre y cerca de US$ 900 millones en las últimas dos semanas.

Esto marca un cambio de tendencia con lo que venía ocurriendo hasta julio, cuando la alta liquidación de la cosecha le permitía al Central embolsar dólares y recomponer las reservas. Con el anabólico de los Derechos Especiales de Giro (DEG) que aportó el Fondo Monetario, las reservas brutas llegan hoy a US$ 45.895 millones, y las netas, descontando los DEG, rondan los US$ 6.000 millones. Este último monto es el poder de fuego que tiene hoy la autoridad monetaria para intervenir en el mercado cambiario, controlar los dólares financieros y asistir a los importadores.

Asi, en el tramo final de la campaña el dólar blue mete presión sobre el mercado cambiario. Ante esto, desde el Gobierno buscaron bajarle el precio. “El Banco Central tuvo muchas rondas compradoras y acumuló muchas reservas, así que no vemos ningún riesgo”, dijo esta tarde el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas. “Estamos viendo un escenario en que el Banco Central está en control de la situación y trabajamos con una política fiscal, monetaria y cambiaria que está en el Presupuesto”, señaló.

Si bien los US$ 410 millones que vendió el Central en lo que va del mes están lejos de los más de US$ 500 millones de los que se desprendió en el mismo lapso del año pasado, hay que tener en cuenta que aquellas ventas se produjeron cuando aún no se había reforzado el cepo.

Además de la dolarización electoral, el Central debe desprenderse de divisas para cubrir las importaciones, lo que le demandaría unos US$ 5.800 millones al mes, según cálculos privados. A esto hay que sumar las divisas que destina a controlar el precio de los dólares financieros. La estimación de la consultora GRA es que por esta vía se le van US$ 15 millones diarios, unos US$ 300 millones al mes.

Los $ 187 a los que llegó el blue marcan el récord de este año, dos pesos por encima de los $ 185 de finales de julio, cuando la brecha llegó a 91%. En el año el blue subió 13%, menos que el dólar oficial que avanzó 16,5%.

De todos modos, el informal sigue estando lejos de los $ 195 que había tocado en octubre pasado, cuando la brecha llego a 150%. Actualizado por una inflación del 52% en los últimos 12 meses, ese dólar de octubre equivaldría a $ 284 de hoy, según el cálculo del economista Nery Persichini.

Para los analistas, el blue sube porque hay expectativas de devaluación postelectoral. «El mercado espera que haya una corrección del ritmo de depreciación del peso frente al dólar luego de las elecciones. Ello se ve reflejado en un salto del 25% al 50% de las tasas implícitas en Rofex en apenas 6 meses a pesar incluso de la intervención del BCRA en el mercado de futuros con posiciones vendedoras», indicaron desde la consultora LCG.

Para Gabriel Caamaño, de Consultora Ledesma, «un ajuste del oficial del tipo de cambio antes de noviembre no parece lo más probable, pero si que vuelvan a ajustar el esquema de control de cambios, dada la evolución del mercado oficial y como quedaron las reservas internacionales habiendo ya dejado atrás la cosecha gruesa. En parte, el blue pareciera descontar eso».

Sube el riesgo país

El alza del blue coincidió con una nueva suba del riesgo país. El indicador de JP Morgan que mide el sobre costo de la deuda argentina se ubica en 1498 puntos, un 1,4% por encima del registro del martes. Y también se dio en paralelo con una caída de las acciones en el país y en el exterior que parece poner fin al rally preelectoral que habían mostrado el Merval y los ADR.