Misiones: murió una mujer cuya familia fue asaltada y su casa incendiada

285

Una mujer de 42 años murió, en tanto, su marido y sus dos hijos continúan graves luego de que fuera incendiada la casa en la que vivían en una ciudad del in­terior de Misiones, por de­lincuentes encapuchados y armados que ingresaron a robar, informaron fuentes policiales.

El hecho ocurrió el do­mingo en una vivienda de la localidad de Panambí, a unos 130 kilómetros al Noreste de Posadas, y los investigadores aseguraron que el matrimonio y sus dos hijos habían sido mania­tados y encerrados en una de las habitaciones por los delincuentes que, antes de fugarse, prendieron fuego la vivienda.

Según fuentes policia­les, el episodio se produjo cerca de las 19.30 en una casa ubicada sobre la Ruta Provincial 5, a la altura del kilómetro 7, donde viven el empresario maderero Car­los Knach de 43 años, su es­posa Graciela de 42, su hijo Cristian de 25 y una hija de 12 años.

En ese momento, apa­rentemente cuatro delin­cuentes encapuchados y armados ingresaron a robar y sorprendieron a toda la familia.

Según las fuentes, los ladrones le exigían al due­ño de casa una importante suma de dinero y mientras revolvían las habitaciones maniataron a todos los in­tegrantes de la familia y los encerraron en uno de los ambientes.

Antes de escapar se cree que los asaltantes prendieron fuego todo el inmueble.

El jefe de Prensa de la policía provincial, comi­sario general Carlos Rive­ros, informó a Télam que Knach habría logrado za­far de las ataduras y pidió auxilio a los vecinos, que acudieron en su ayuda y lo­graron rescatar al resto de la familia. Los cuatro miem­bros de la familia sufrieron graves quemaduras y fue­ron trasladados de urgencia a un hospital de la zona y, luego derivados al Hospital Escuela “Ramón Madaria­ga” de la capital misionera, donde Graciela falleció ayer en horas de la tarde.

“Estamos tratando de reconstruir el episodio en base al testimonio del señor Knach, pero no es mucho lo que pudo aportar por­que tenía quemaduras muy graves y su estado, como el del resto de la familia, era desesperante”, sostuvo Ri­veros.

Antes de desvanecerse el hombre habría advertido que fueron cuatro los enca­puchados y que buscaban una abultada suma de di­nero, no obstante, se desco­noce si lograron dar con el botín.

En tanto, el subsecretario de Salud Pública de la pro­vincia, Martín Sesino, con­firmó a Télam que los dos mayores de edad permane­cían internados en terapia intensiva, con asistencia respiratoria mecánica y en estado de suma gravedad.

Respecto a la menor, el funcionario provincial ase­guró que fue trasladada al Hospital de Pediatría de Po­sadas y, al igual que el resto de su familia, permanecía con respirador automáti­co y en estado reservado y grave.

“Knach tiene quema­duras del 85 al 90% de la superficie corporal. Su es­tado es reservado y grave. La mujer que falleció tenía quemaduras en el 95% del cuerpo y el hijo en el 85 o 90.

Además, respecto de la adolescente de 12 años se­ñaló que “tiene el 80% del cuerpo quemado” y asegu­ró que “en todos los casos, se trata de quemaduras de grado tres”. El caso fue caratulado como “robo y lesiones”.s