"Nos chocó para matarnos", dijo uno de los productores accidentados

42

Fernando Bruno y Daniel Tervidovicius, quienes sufrieron heridas leves en el accidente en el que murió María Soledad Fernández, la hija de «Tití» Fernández, arribaron al país y coincidieron en afirmar que lo sucedido no fue un accidente sino que fueron atropellados a propósito.