Occidente apunta a los prorrusos por el derribo del MH17 en Ucrania y a Rusia por su apoyo

193

EFE / VÍDEO:ATLAS

  • Barack Obama pidió un alto el fuego inmediato y aseguró que las pruebas señalan que un misil tierra-aire fue lanzado por una zona controlada por separatistas.
  • Estados Unidos apunta a un «misil tierra-aire» desde la zona controlada por separatistas en el este de Ucrania.
  • «El Reino Unido urge a Rusia a reflexionar cuidadosamente sobre la situación que ha creado», dijo el embajador británico en la ONU. 

Barack Obama

El presidente de EE UU, Barack Obama, pidió un alto el fuego inmediato en el este de Ucrania para permitir una investigación «creíble» sobre el siniestro del avión malasio, y exigió a Rusia detener su apoyo a los prorrusos, a quienes Washington apunta como probables responsables del suceso. «Las pruebas indican que el avión fue derribado por un misil tierra-aire que fue lanzado desde un área controlada por los separatistas respaldados por Rusia dentro de Ucrania», sostuvo Obama en una declaración a la prensa desde la Casa Blanca. «Y sabemos que esos separatistas han recibido un flujo constante de apoyo de Rusia. Eso incluye armas y entrenamiento, incluye armamento pesado, e incluye armamento antiaéreo», alertó.

Después de meses de tensión en Ucrania, el mandatario consideró que el siniestro «es una alarma para que Europa y el mundo entiendan que hay consecuencias en ese conflicto», que «no puede contenerse» ni reducirse a una disputa local. «Este indignante acto nos recuerda que es hora de que se restaure la paz y la seguridad en Ucrania», subrayó.

Las potencias occidentales culparon a los rebeldes prorrusos del supuesto derribo del vuelo MH17 de Malasya Airlines siniestrado el jueves en Ucrania y, de forma indirecta, responsabilizaron también a Rusia de la tragedia por prestar apoyo a los separatistas. «El avión (…) fue probablemente derribado por un misil tierra-aire, un SA-11, operado desde una zona controlada por separatistas en el este de Ucrania», dijo la embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, en una reunión de urgencia celebrada por el Consejo de Seguridad.

Power, que descartó que las fuerzas de Kiev pudiesen haber derribado la aeronave, aseguró que las milicias prorrusas disponen de ese tipo de armas y recordó que en los últimos días han abatido varios aviones militares ucranianos. «Esto sigue un patrón de acciones de los separatistas respaldados por Rusia», defendió la embajadora, que habló minutos antes de que lo hiciese en Washington el presidente estadounidense, Barack Obama, quien insistió en los mismos puntos.

El embajador ucraniano ante la ONU, Yuriy Sergeyev, aseguró que se han interceptado y grabado conversaciones entre los rebeldes en las que reconocerían haber derribado el avión. Al mismo tiempo, Power dijo que, dada la complejidad técnica de los SA-11, parece «poco probable» que los milicianos pudiesen utilizarlos por sí solos, por lo que consideró que «no se puede descartar asistencia técnica de personal ruso».

En la misma línea de Estados Unidos, el embajador británico, Mark Lyall Grant, denunció que Rusia ha suministrado «sistemáticamente» armas, equipamiento y apoyo logístico a los sublevados del este de Ucrania. «El Reino Unido urge a Rusia a reflexionar cuidadosamente sobre la situación que ha creado. Urgimos a Rusia a cesar su política de apoyo a los grupos separatistas armados y sus acciones violentas», añadió.

También el representante francés, Gérard Araud, llamó a Rusia a dejar de respaldar la guerra en Ucrania y a demostrar con actos sus palabras en favor de una solución dialogada al conflicto. «Rusia puede terminar esta guerra», defendió Power en el cierre de su discurso.

Señalan a los controladores ucranianos

Desde el otro lado, el embajador ruso, Vitaly Churkin, no negó que el misil que supuestamente derribó el Boeing 777 pudiese haber sido disparado desde zona rebelde, pero aseguró que toda la responsabilidad es de las autoridades ucranianas por permitir a aviones civiles sobrevolar una zona de guerra. «Cualquier persona normal se planteará por qué los controladores aéreos ucranianos han mandado a un avión a una zona de combate, una zona donde la aviación se utiliza para ataques, sobre todo contra objetivos civiles, y donde hay en funcionamiento sistemas de defensa antiaérea», dijo Churkin.