Para FAA, una de las razones del retroceso electoral del Gildismo hay que buscarla en el campo

21

El director regional NEA de la Federación Agraria Argentina (FAA), Panfilo Ayala aseguró que “una gran parte del retroceso electoral” que registró este domingo el partido del gobierno provincial, “se recostó en la decisión de los hombres del campo formoseño”, quienes “se hartaron de la humillación a que son sometidos para sobrevivir a la ausencia oficial”.

“El pequeño y mediano productor comenzó a manifestarse en las urnas, y acaba de decirle no al modelo formoseño: no más abandono, basta de olvido al campo” advirtió el dirigente rural.

“Entre los poco más de 150 mil votos en contra del modelo, una cantidad importante provino del campo, del interior profundo, chacareros, que salieron a plantear su rechazo a una vida oprimida, y reclamando otro rumbo: una provincia productiva, donde podamos ver de nuevo algodonales en el interior, soñar con recuperar las cien mil hectáreas del oro blanco, las doce mil hectáreas de bananas, incrementar la agricultura en manos de los pequeños y medianos productores, porque es la herramienta con la que se cultiva el bienestar”, justificó.

Para Pánfilo Ayala, “la política actual lleva al sujeto agrario formoseño a la humillación permanente porque terminan peregrinando ante los municipios, ante el funcionario de turno, para tratar de conseguir una posible ayuda para continuar en algunos de sus cultivos”.

“Los pequeños y medianos productores dijimos basta, porque queremos un modelo realmente productivo, pero también exigimos que acabe de una vez la mentirosa propaganda política que pretende mostrar un campo maravilloso, que si a alguien beneficia es a los amigos y a los familiares del poder”, sostuvo.

Ayala, volvió al acto comicial del domingo, y sostuvo que con los resultados “se avizora una esperanza para cambiar el rumbo, y así las colonias y los pueblos del interior sean nuevamente poblados, y la ruralidad se constituya en la garantía de la integración familiar”.

DECISIONES, NO POLITICAS

“En las últimas décadas, esta forma de hacer política, donde no existe un programa productivo que otorgue certidumbre y criterios claros, hizo que el productor este hoy cansado de producir sin rentabilidad, de mendigar ayuda todo el tiempo, de implorar al funcionario alguna semillita para sobrevivir”, planteó. “El productor ya no pude vivir de limosna, necesita un plan oficial que le permita beneficios para una vida donde pueda desarrollarse con dignidad junto a su familia”, exigió.

“En Formosa, es urgente la reconversión del campo y de la producción, y para eso se necesita una nueva mirada de nuestra provincia, centrada en el sujeto agrario, en el hombre de la chacra como un ciudadano, no como un número para las elecciones, para hacer propaganda política”, defendió.

“Ninguna decisión del gobierno de Gildo Insfran le sirvió al campo para que sea sustentable la producción, por el contrario: programas como el PAIPPA, o el NUTRIR, con los que tanto alardea, llevaron a empobrecernos cada vez más, y a depender de que en algún momento, nos tiren algo para sobrevivir”, denunció.

“Los formoseños no queremos vivir más así, queremos una provincia productiva, donde podamos trabajar como hicieron nuestros padres, nuestros abuelos, cuando hubo miles de hectáreas cultivadas, y que hoy, desgraciadamente, sólo son parcelas abandonadas e improductivas”, reafirmó.

DARLE BATALLA

Al profundizar su mirada sobre los efectos de las decisiones oficiales, aseguró que “resultan desgarradores los testimonios que a diario escuchamos de boca de los productores, de toda la geografía provincial, describiendo lo abandonado que están, sin un Estado que los acompañe con políticas publicas claras que puedan garantizar certidumbre y éxito en lo productivo; solo se ven a funcionarios preocupados sólo por saber cuántos votos pueden recoger, a cambio de algunas migajas”.

En ese sentido, el dirigente expuso el caso de “un conocido productor bananero que está vendiendo sus pocos bienes para sobrevivir, para mantener su producción”. Sobre ese hecho, dijo que “esto duele mucho, y es una situación que se repite bastante en cientos de familias de agricultores formoseños; por lo general esto termina con la venta de la tierra productiva al político de turno que, como se sabe, existe en cada pueblo, en cada colonia, casi, como el cuervo que se sienta a esperar que el zorro pierda el apetito, para encargarse de lo que deja abandonado”, graficó, con crudeza.

“Esto que está pasando, nos duele muchísimo, pero estamos convencidos de que a la lucha hay que darla, y seguiremos resistiendo; la agricultura tiene que ser la herramienta del desarrollo económico que nos dignifique como personas”, insistió.

“Existe una realidad que no se puede ocultar a pesar de que el gobierno provincial insiste en hacerlo con muchos maquillajes mediáticos; el tiempo es testigo y confirma lo que desde hace tiempo venimos advirtiendo y denunciando: en la últimas tres décadas, miles y miles de hectáreas de diferentes cultivos han desaparecido de las chacras de los pequeños y medianos productores formoseños”, denunció. (larotondaformosa.com)