Paraguay: cae el techo de otra escuela

123

La viga principal se rompió y se vino abajo; y tejas y tejuelones se estrellaron contra el suelo. El desplome sucedió afortunadamente en la noche del lunes, por lo que no había nadie en la escuela al momento del hecho. Los vecinos avisaron a las autoridades educativas. 

La sala de biblioteca fue inaugurada el 3 de diciembre de 2010 y la construcción se realizó con fondos de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID), la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI) y la Dirección General de Educación Permanente del Ministerio de Educación y Cultura (MEC).

El director del Centro, Lic. Osvaldo Meza, informó que la obra fue licitada a nivel central y la construcción estuvo a cargo de la empresa Llanes-Vanni con una inversión de 700.000.000 de guaraníes (Poco más de u$s 110.000).

Meza señaló que presentará denuncia del derrumbe ante la Comisaría Primera y la Fiscalía de San Juan Bautista, así como a la Dirección de Educación Permanente.

Hace pocos días

El 1º de octubre se desplomó el techo de otro colegio, durante el dictado de clases. Sucedió en una escuela secundaria de Lambaré, distrito vecino al sur de Asunción. Al menos 10 niños de entre 14 y 15 años resultaron heridos.

La directora, Graciela Caballero, dijo que tanto la Policía como los bomberos llegaron rápidamente para remover los escombros y ayudar en el rescate de los alumnos que continuaban atrapados.

La ministra de Educación, Marta Lafuente, anunció una investigación exhaustiva sobre las razones del derrumbe, porque se trata de una construcción de sólo dos años con una inversión del Fondo Nacional de Inversión Pública y Desarrollo que el Gobierno entrega desde 2012 a municipios para atender necesidades en los sectores de salud y educación.

Decenas de intendentes están investigados por el  probable mal uso de dichos fondos. Tras el accidente se multiplicaron denuncias sobre otros establecimientos escolares recién construidos, en peligro por el uso de materiales de construcción de mala calidad y que en los papeles figuran como de primera.

La ministra admitió que recibió denuncias “de que se usaron materiales precarios con vigas delgadas”.