Petro Poroshenko es investido presidente de Ucrania y advierte a Rusia: "Crimea es ucraniana"

186

AGENCIAS

  • La toma de posesión tiene lugar días después del primer contacto entre el nuevo presidente y Vladimir Putin.
  • Poroshenko rechaza el diálogo con los insurgentes pero promete amnistía para aquellos que depongan las armas y no tengan crímenes de sangre.
  • Abrirá un corredor de seguridad para que abandonen sus posiciones en el este.

Petro Poroshenko

El magnate Petro Poroshenko fue investido este sábado presidente de Ucrania durante una ceremonia oficial en la Rada Suprema (Parlamento) a la que asisten más de medio centenar de delegaciones oficiales. «Rusia ocupó Crimea, que fue, es y será ucraniana. Y esto se lo dije este viernes a los dirigentes rusos en Normandía en los festejos por el 70 aniversario: Crimea es y será ucraniana. Punto y final», aseguró Poroshenko durante su discurso de investidura.

Poroshenko, el quinto presidente en la historia del país, reemplaza en el cargo a Viktor Yanukovich, que se exilió en Rusia tras ser depuesto durante los violentos disturbios de febrero pasado en Kiev.

La toma de posesión del nuevo jefe de Estado ucraniano se produce después del primer contacto el viernes entre Poroshenko y el presidente ruso, Vladimir Putin, en el que ambos mandatarios abogaron por el fin de los combates en las regiones prorrusas del este del país.

Poroshenko, de 48 años y que ganó las elecciones presidenciales del pasado 25 de mayo con el 54,7%, juró el cargo con la mano derecha en la Constitución y en la Biblia.

Después de que todos los diputados e invitados a la ceremonia se pusieran de pie para entonar el himno ucraniano, Poroshenko recibió el documento que le acredita como nuevo presidente, país que se proclamó independiente de la Unión Soviética en 1991.

Al acto asistieron, entre otros invitados, el vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden; el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y el ministro de Exteriores de Francia, Laurent Fabius.

En la investidura Rusia estuvo representada sólo por el embajador en Kiev, Mijail Zurabov, quien fue retirado por el Kremlin tras los disturbios de febrero.

Durante el breve encuentro que mantuvieron la víspera en Francia Poroshenko acordó con Putin que un emisario ruso viajará este domingo a Kiev para abordar los primeros pasos para el arreglo del conflicto en el este de Ucrania.

Ambos mandatarios abogaron por poner fin a los combates en el este de Ucrania entre fuerzas gubernamentales y los rebeldes prorrusos.

Poroshenko, quien tiene intención de firmar en breve un Acuerdo de Asociación con la Unión Europea, también se reunió esta semana con el presidente de EE UU, Barack Obama, y la canciller alemana, Angela Merkel, que apoyaron su plan de arreglo del conflicto.

La ofensiva gubernamental contra los bastiones prorrusos del este del país, en particular en torno a la localidad de Slaviansk, región de Donetsk, continúa sin que los milicianos prorrusos parezcan dispuestos a ceder sus posiciones.

Sin diálogo con los insurgentes

Poroshenko anunció que en breve viajará al este prorruso, pero rechazó el diálogo con los líderes insurgentes y defendió la integridad territorial del país.

Poroshenko también prometió una amplia amnistía a los milicianos prorrusos que depongan las armas y no hayan cometido delitos de sangre, y se mostró dispuesto a convocar elecciones locales en las regiones rebeldes de Donetsk y Lugansk.

El presidente de Ucrania, Petro Poroshenko, ha prometido la apertura de un paso seguro para que los mercenarios que combaten en el este del país contra las  tropas ucranianas puedan abandonar los enfrentamientos con plenas garantías de supervivencia.

En su discurso de toma de posesión, Poroshenko ha asegurado también que luchará por los derechos de la población rusófona de Ucrania en el marco de un plan de descentralización estatal para conceder mayores competencias a las regiones del este del país.