Primera víctima mortal por el brote de legionella en Portugal

206

EFE

  • Hay más de 90 personas hospitalizadas en varios hospitales de Lisboa.
  • El ministro de Sanidad portugués, Paulo Macedo, ha reconocido que «no es normal» este brote de legionela, y que ya hay «un plan de contingencia».
  • Los grupos de riesgo son los mayores de 50 años y fumadores.
  • La bacteria de la legionella tiene su hábitat natural en el agua y, en particular, en los residuos acuosos de aparatos de aire acondicionado, duchas y sanitarios.

Legionela

El brote de legionella detectado en Portugal provocó este sábado la primera víctima mortal, un hombre de 59 años, que no resistió a esta bacteria por la que ya hay más de 90 personas hospitalizadas.

El hombre murió tres horas después de ingresar este sábado en el hospital de Vila Franca de Xira, a unos 30 kilómetros al este de la capital lusa, según dijo a los medios el director clínico del centro, Carlos Rabaçal, quien añadió que la víctima tenía problemas respiratorios, lo que agravó la infección.

Rabaçal explicó que hay 59 ingresados en el hospital que dirige, que se suman a los que se encuentran en varios hospitales de Lisboa.

El director general de Salud, Francisco George, admitió que este brote «no es habitual» dada su magnitud y gravedad.

En una entrevista a la cadena de televisión TVI, George admitió que es posible que surjan nuevos casos, e hizo un llamamiento para que no cunda la alarma.

El ministro de Sanidad portugués, Paulo Macedo, reconoció este sábado que «no es normal» el brote de legionela detectado en Portugal. Macedo adelantó que ya hay «un plan de contingencia» contra este brote, detectado este viernes y cuyo origen aún se desconoce.

Macedo dijo que lo primero «es tratar a las personas y asegurar que hay un número suficiente de camas«.

Tras recordar que «todos los años» hay un número «significativo» de casos de legionela y que en 2013 fueron 120 en Portugal, admitió que, en este caso, no es normal que estén tan concentrados.

Grupos de riesgo

La bacteria «no se transmite de persona a persona», recordó, antes de precisar que los grupos de riesgo son los mayores de 50 años y los fumadores.

Las autoridades lusas continúan investigando el foco de este brote de legionala o legionelosis, una enfermedad bacteriana de origen ambiental que afecta de dos a tres veces más a hombres que a mujeres, y es rara entre los niños.

Presenta dos formas clínicas: la infección pulmonar o «Enfermedad del Legionario», que se caracteriza por neumonía con fiebre alta, y la forma no neumónica conocida como «Fiebre de Pontiac», que es más leve.

Si la patología se trata a tiempo, el índice de mortalidad no supera el 6%.

La bacteria de la legionella tiene su hábitat natural en el agua y, en particular, en los residuos acuosos de aparatos de aire acondicionado, duchas y sanitarios.

No se contagia de persona a persona, al beber agua ni a través de los alimentos, sino que para resultar infectado se ha de inhalar agua pulverizada en forma de aerosol, como gotas minúsculas.

Los focos principales de contagio son las redes de distribución de agua de los edificios, a través de grifos y duchas; los respiradores y humidificadores que en los hospitales se reutilizan con los pacientes; y las torres de refrigeración y sistemas de aire acondicionado.

Tiene un periodo de incubación de entre 2 y 10 días y sus manifestaciones clínicas se parecen a las de las neumonías atípicas, con una sintomatología respiratoria variable (que al principio puede incluso confundirse con la gripe), así como alteraciones de diversos órganos, que pueden ser más o menos severas en función del estado previo del afectado.