Realizaron la entrega de más de seis mil módulos alimentarios en el oeste formoseño

64

modulos aborigenesEl gobierno provincial acaba de cumplir con la distribución de más de 6000 módulos alimentarios a familias aborígenes del oeste formoseño. Las comunidades a las que se llegó con el beneficio fueron Lote 8, María Cristina, Potrillo, Quebracho y Mosconi. Cada una de estas cabeceras con sus zonas de influencias establecidas por los propios caciques de cada comunidad. Cada uno dos módulos cuentan con 24 productos de primera calidad y necesidad para las familias de la zona. La entrega se realiza en forma mancomunada con los referentes y pastores de cada comunidad y son ellos los encargados de controlar y entregar los módulos a sus vecinos.

La labor está a cargo del ministerio de la Comunidad, cuyo responsable, Telésforo Villalba, explicó que como en cada localidad, paraje o barrio que se llegue con los módulos alimentarios la entrega llega a todas las comunidades, esto como parte de todo lo que el Gobierno provincial viene llevando a cabo en política alimentaria, en forma conjunta con los referentes de cada lugar, para que el beneficio llegue directamente a las personas de cada comunidad”.
Puso de relieve que lo que se pretende es que el beneficio llegue a la comunidad en tiempo y forma, motivo por el cual se está visitando cada uno de los barrios donde se realizan las entregas. “Esto se trata de un trabajo integrado e integral, no solamente en la capital sino en todo el interior formoseño, en todo lo que es salud, alimentación y también una parte importante como lo es el deporte, que también está al servicio de la comunidad, por lo tanto es un trabajo que vamos a seguir realizando desde el gobierno provincial”.
“Tratamos de llegar a la mayor cantidad de gente posible y buscando siempre la equidad y la inclusión social por sobre todas las cosas, viendo y verificando de que el beneficio les llegue a las personas que menos tienen. Esto es lo que el gobernador permanentemente nos indica y vamos a seguir trabajando en esa línea”, puntualizó.
La entrega de estos módulos alimentarios viene acompañada de talleres de capacitación en Alimentación Saludable, donde se les enseña a mejorar las condiciones de vida a partir de una buena nutrición.
Alguno de los temas tratados en las diferentes comunidades son la importancia de la alimentación desde el tiempo del embarazo, pasando luego por los primeros años de vida del niño y posteriormente en la adolescencia. De los hábitos saludables adquiridos y practicados durante los primeros años de vida, entre los que se encuentra la alimentación saludable dependen las buenas condiciones de salud que se posee en el desarrollo de la vida adulta.
De esta forma la asistencia a quienes más lo necesitan completa un círculo perfecto en el que esos actores sociales cuentan con las herramientas necesarias para desarrollarse plenamente y con la capacidad de mejorar su estilo de vida y con la posibilidad de compartir y transmitir los saberes con el resto de la comunidad.