Regatas aplastó a Peñarol e irá a Mar del Plata a buscar igualar la serie final

207

Volvió Regatas, retornó el campeón. Porque anoche se observó al Regatas de toda la temporada. Defendiendo como lo hizo a lo largo del certamen, atacando como sabe, y ayer confirmó que en el segundo y tercer duelo fueron casualidades de dos noches malas. Porque el Re­gatas de ayer tuvo todo: agre­sividad, intensidad, efectivi­dad y borró del rectángulo de juego a Peñarol de Mar del Plata.

El Fantasma fue contun­dente y aplastó a los mar­platenses por 104 a 73 en el cotejo número cinco de las finales de la Liga Nacional de Básquetbol. De esta ma­nera, el Remero descontó la serie (3-2) y no dejó que el “tricampeón” se corone por quinta vez en su historia. La serie continuará el jueves venidero en Mar del Plata, en donde Regatas tendrá que ganar para ir a un séptimo juego que sería en Corrien­tes.

Partidazo de todos los ju­gadores del Remero, pero sobre todo de Paolo Quinte­ros, Phillip Mc Hopson y de Fernando Martina.

Muy parejo e intenso fue el inicio del primer segmento. Regatas defendió mejor que en el segundo y tercer punto. No solo que defendió bien, sino que atacó con ideas, que también era una deu­da pendiente. El Fantasma arrancó con un 8-5, pero mi­nutos después, Peñarol logró igualar en 12. El Fantasma apostó a poner la bola en el poste bajo y sacó provecho de eso; porque Martina (8 tantos en este cuarto) estuvo insostenible; más la colaboración de Nicolás Romano (5) y de Javier Martínez (5). Mientras que la visita dependió de Leonardo Gutiérrez (7) y de Adrián Boccia (6). El Remero con una ráfaga de ofensivas efectivas se apropió del par­cial por 25 a 15.

Con un gran Hopson (9 en el cuarto), al elenco que con­duce Nicolás Casalánguida le salió casi todo a la perfección en el segundo acto. Continuó atacando genialmente y de­fendió fuertemente, sin dar­le opciones a su rival. Y eso provocó que el Remero saque una razonable ventaja de 18 puntos (49-31), a pesar de que Peñarol había achicado la diferencia a cinco (25-20) al comienzo del cuarto.

Regatas se fue al descan­so largo con un “bombazo” de Martínez, triple que valió para que el último campeón de la Liga prosiga ganando por 18 (54-36) con un parcial a favor de 29-21.

Después de la tregua ex­tensa, con Quinteros como estandarte (11 en el cuarto), el Remero prosiguió eficaz y además fue oportunis­ta de lo mal que estuvo su contrincante en ambos ca­nastos. Un Peñarol que fue totalmente diferente a los de los encuentros anteriores y hasta dio la sensación de que solamente “vinieron a cumplir”. Regatas ingresó al último asalto ganando por 31 (82-51) y sentenciando des­pacio el triunfo.

La última etapa sirvió para que la gente se burle de “Peña”; para que Regatas consiga sacar una ventaja de 37 (96-59) y para que el Re­mero demuestre que no está muerto.

Síntesis: 

Regatas 104 (2): Javier Martínez 10, Paolo Quinteros 18, Nicolás Romano 8, Ricardo Sánchez 9 y Fernando Martina 12 (FI); Miguel Gerlero 10, Phillip Mc Hopson 18, Pedro Calderón 4, Matías Bortolín 11, Nicolás Brussino 4, Manuel Buendía 0 y Renzo Olivetti 0.

DT: Nicolás Casalánguida

Peñarol 73 (3): Facundo Campazzo 15, Forrest Fisher  0, Adrián Boccia 6, Leonardo Gutiérrez 10 yMartín Leiva 4(FI); Gabriel Fernández 11, Axel Weigand   5, Franco Giorgetti 10, Isaac  Sosa 8, Matías Ibarra 4, Julián Morales 0ySantiago Giorgetti 0.

 DT: Fernando Rivero           

Parciales: 25- 15; 54 – 36 (29-21); 82-52 (28-15); 104-73 (22-22)

Árbitros: Pablo Estévez,  Alejandro Chiti  y  Juan José Fernández.

Estadio: “José Jorge Contte” del club de  Regatas Corrientes