Reino Unido e Italia estimarán en septiembre el aporte al PIB de la prostitución y el tráfico de drogas

175

EUROPA PRESS

  • Ambos países siguen así la línea de países como Estonia, Austria, Eslovenia, Finlandia, Suecia y Noruega.
  • Aprovechado el profundo cambio que supondrá la aplicación de la norma ESA2010 para incorporar la aportación de este tipo de actividades.
  • En el Reino Unido, según datos de 2009, el PIB se elevaría en unos 10.000 millones de libras (12.280 millones de euros).

Prostitución

Reino Unido e Italia incorporarán a partir de septiembre su estimación de lo que actividades ilegales como la prostitución o el tráfico de drogas suman a su Producto Interior Bruto (PIB). En el caso del primero, según la Oficina Nacional de Estadística, supone unas 10.000 millones de libras (12.280 millones de euros), alrededor de unas seis décimas, según datos de 2009.

Ambos países siguen así la línea de países como Estonia, Austria, Eslovenia, Finlandia, Suecia y Noruega, que han aprovechado el profundo cambio que supondrá la aplicación de la norma ESA2010 para incorporar la aportación de este tipo de actividades.

«La contabilidad nacional que se publicará en septiembre de 2014 incluirá por primera vez las drogas ilegales y la prostitución», dijo la agencia estadística, cuyas estimaciones cubren el impacto de la importación, la producción y la venta de drogas ilegales, así como la provisión de servicios de prostitución.

«La inclusión de drogas ilegales y prostitución probablemente elevase el nivel de PIB de 2009 en unos 10.000 millones de libras, alrededor de 5.300 millones por la prostitución y unos 4.400 millones de libras por las drogas ilegales», añadió la institución.

Al tener en cuenta los cambios metodológicos no vinculados a la norma ESA2010 que serán aplicados desde septiembre, el PIB de Reino Unido en 2009 se incrementaría en 33.000 millones de libras (40.522 millones de euros) equivalentes a un aumento de 2,3 puntos porcentuales.

Entre estos cambios ajenos a la nueva normativa se incluirá entre otras una revisión de la aportación de las instituciones sin ánimo de lucro, así como de las familias que optan por construirse su propia vivienda.