River goleó a Independiente y se llevó la Copa de Oro.

173

El equipo de Gallardo, que no tenía un buen verano, le ganó 4-0 al Rojo, con goles de Cavenaghi, Mora, Mayada (en su debut) y Pisculichi. Independiente jugó con un menos desde el cierre de la primera etapa por la expulsión de Jesús Méndez.

River pudo tener su primera alegría en el verano y fue nada menos que con un trofeo. El equipo de Marcelo Gallardo goleó 4-0 a Independiente en Mar del Plata y conquistó la Copa de Oro, el triangular que reunió a estos dos equipos y a Estudiantes de La Plata. Para el Millonario fue también la primera victoria del año, después de dos empate y dos derrotas.

Con varios suplentes, pero con la presencia de los refuerzos Camilo Mayada y Gonzalo Martínez, River salió a tratar de cambiar la imagen que dejó el equipo en el Superclásico del sábado, pero especialmente para seguir aceitando piezas de cara a la exigente temporada que se aproxima. Y fue en los pies del ex Huracán que encontró el juego que necesitaba.

Enfrente, un Independiente no muy diferente. Aunque ganó en el debut del verano ante Estudiantes (1-0 por esta misma Copa de Oro), el objetivo de Jorge Almirón es encontrar el equipo para pelear por el título en el torneo de 30 equipos. Y pese a que comenzó con serias imprecisiones, también lo hizo con la idea clara de jugar por abajo y atacar en masa.

Fue con esos conceptos que los dos se acercaron rápido al arco del rival. Primero fue River y el Pity Martínez no convirtió porque su fuerte remate no encontró la dirección justa, aunque se fue apenas desviada del arco de Diego Rodríguez. Después lo tuvo el Rojo, con una jugada colectiva que terminó con Pizzini disparando cruzado, muy cerca del segundo palo de Chiarini.

Pero iba a ser el Millonario el que llegaría al gol en el primer tiempo. A los 22, Augusto Solari recibió por la derecha un pelotazo desde la mitad de la cancha, dejó a Emiliano Papa en el camino y mandó un centro bajo al medio del área. Víctor Cuesta, que venía en retroceso, pifió y Fernando Cavenaghi, tras bajarla con el pecho, convirtió el 1-0.
Tras el gol, los de Almirón intentaron hacerse dueños de la pelota y del partido. Pero aunque llegaron al arco de Chiarini con mucha gente, siempre les faltó el toque final para conquistar el empate. Y como no supo aprovechar ese rato, sobre el final del primer tiempo se iba a lamentar.

Fernando Rapallini, que desde temprano intentó que el partido no se le fuera de las manos con amarillas, le mostró la segunda a Méndez (la primera había sido exagerada) por golpear a Martínez y se fue expulsado.

Esa roja cambió el trámite de un encuentro que venía siendo parejo. Porque con un hombre de más, River pasó a ser mucho más ya desde el arranque del complemento, con el aditivo de que Gallardo comenzó a meter a sus titulares. El primero de ellos, Rodrigo Mora, se encargó de ampliar el marcador. Fue a los 8 minutos, tras un pase de Mayada, una mala reacción de Cuesta y fuerte remate del uruguayo que se metió en el segundo palo del Ruso Rodríguez.
Después de Mora, Gallardo puso a Teo Gutiérrez y a Pisculichi. Y este último se iba a encargar de asistir a Mayada, uno de los nuevos, en el tercero de River. El uruguayo, en posición adelantada, le dio de punta con su derecha y convirtió por el primer palo, desde la izquierda.
Lo que quedó de partido fue para que River terminara de tumbar a un Rojo que ya no tenía respuestas. A cinco minutos del final, Pisculichi recibió dentro del área un pase de Mora y marcó el 4-0. Así, los de Gallardo cerraron su primera victoria, ideal para pensar en el choque del sábado ante Boca, en Mendoza. El Rojo tendrá que mejorar para enfrentar a Racing, el próximo domingo. CLARIN