River: un entusiasmado presidente calentó el clásico

260

Con la euforia por el doble triunfo en el torneo Final y en la Superfinal el pasado sábado, el presidente de Ri­ver, Rodolfo D’Onofrio, se animó a una chicana contra Boca antes de que se enfren­ten en México en una nueva edición del Superclásico.

“A Boca le ganamos en la playa, en la sierra, en la cor­dillera, en la cancha de ellos. Ahora veremos si podemos afuera también”, lanzó.

River cerró una semana de ensueño a puro festejo en San Luis, con el título frente a San Lorenzo, y ahora bus­cará terminar de decorar el semestre con el choque ante Boca en el Distrito Federal de México, el sábado desde las 22.30 en el estadio Az­teca.

Eufórico, D’Onofrio se animó palpitar la previa con suma ironía y sarcasmo, pero también se puso serio cuando se le preguntó sobre la preparación del próximo semestre, en el que el equipo afrontará una triple com­petencia (torneo Inicial, Copa Argentina y Sud­americana).

“Vamos a tener una reunión con Ramón esta semana y conversaremos respecto a los proyectos. Hay más de 17 jugado­res que vuelven, ver qué vamos a hacer con ellos, también analizar las ofer­tas que han llegado, alguna venta tendremos que hacer. Igual intentaremos mante­ner el grupo que tenemos”, explicó.

Y agregó: “Los vendibles dependerán del interés del mercado. River ha recibido distintas propuestas, pero ahora llegó el momento se­rio. Durante el año son co­mentarios y demás, pero la realidad empieza ahora”.

En declaraciones radiales, el presidente remarcó que intentará no desarmar el plantel que “tanto costó ar­mar”, pese a que River nece­sitaría vender -según su te­sorero Andrés Ballotta- por unos 100 millones de pesos, que podrían ingresar con la salida del enganche Manuel Lanzini.

“Tanto que nos costó ar­mar un equipo, no podemos desarmarlo”, sentenció.