Scioli admite hartazgo de los gobernadores con Cristina

182

A su estilo, en los últimos días de una semana frenética y siniestra, Daniel Scioli envió diferentes mensajes que lo posicionan de manera diferente en la compleja estrategia que improvisó el gobierno tras la muerte de Alberto Nisman de un balazo en la cabeza.

Horas después que los ojos del país se posaran sobre las torres Le Parc de Puerto Madero, el Gobernador mostró un discurso diferente del improvisado por la Casa Rosada. Más cauto y alejado de las conspiraciones, el ex motonauta comenzó a expresarse en sintonía con varios gobernadores.

Así, el mandatario bonaerense se corrió de la teoría oficial del “suicidio” instalada por Sergio Berni y pidió investigar la muerte del fiscal que había denunciado a Cristina Kirchner. “La Justicia debe abocarse al esclarecimiento de las circunstancias de su muerte”, dijo el ex motonauta en un escueto comunicado cuando las propaladoras oficiales del kirchnerismo afirmaban no había dudas del suicidio.

Pero el punto límite parece haber sido el acto del PJ del pasado jueves con el objetivo de que el partido defina su postura respecto de la muerte de Nisman. La reunión tuvo como corolario un documento de respaldo a Cristina Kirchner y un fuerte cuestionamientos a sectores de inteligencia, los medios de la comunicación y la justicia.

Horas después del cónclave, el diputado massista Felipe Solá desnudó el mecanismo por el cual el PJ definió ese documento: “Esto no fue discutido, yo se cómo fue la mecánica. Llegó Zannini con un papel y dijo ‘esto es lo que hay que decir’”, dijo el ex gobernador. Nadie de los presentes salió a desmentirlo.

Pero además, la foto oficial del encuentro fue más que elocuente: Jorge Capitanich, Antonio Caló, Sergio Urribarri, Julián Domínguez, Wado de Pedro y José Ottavis no dudaron en posicionarse en primera línea. En tanto, Scioli aparece detrás.

Tras la reunión, algunos gobernadores presentes en la sede del PJ de Matheu 130 deslizaron que la llegada de Zannini y la imposición de un documento que consideran ajeno a lo que la sociedad necesita expresar fue un punto de inflexión.

Y es Scioli quien en las últimas horas comenzó a manifestar y posicionar con el estilo que lo caracteriza el hartazgo de los gobernadores con Cristina. El gobernador bonaerense comenzó a expresar esa ruptura.

Horas después del acto, el equipo de comunicación de Scioli dejó trascender a La Nación el malestar del Gobernador con el documento. Según el diario, el propio mandatario le dijo a un colaborador, con resignación: “Bueno, ya está. Ahora hay que seguir trabajando. Hay que mirar para adelante”.
En paralelo, y casi con delicadeza quirúrgica, Scioli fue tomando distancia del (cambiante) discurso que se intentó imponer desde la Rosada. “La que tiene que hablar es la Justicia”, dijo en Bahía Blanca, tras inaugurar el ciclo académico de la policía local.
(LPO)