“Se sancionaron inconductas y no se vulneraron derechos ni se castigó a trabajadores”

130

GonzalezEl ministro de Gobierno, Justicia, Seguridad y Trabajo, Jorge Abel González aseguró que con la cesantía de un importante número de efectivos de la Policía de la Provincia, “de ninguna manera se pretendió vulnerar los derechos de las personas afectadas o castigar a trabajadores; lo que se sancionó fue la responsabilidad administrativa de funcionarios policiales que incumplieron su deber. Y esto lo entiende la ciudadanía, porque se merece y quiere una Policía honesta y transparente, que trabaje a favor de la comunidad”. Criticó además, a sectores de la oposición “que están intentando sacar un beneficio político de esta situación”, a los que les reclamó “seriedad y responsabilidad”.
“Son situaciones diferentes pero se ha tratado de mezclar las cosas para confundir a la gente”, insistió.
González reiteró que “en diciembre del año pasado y en junio 2009 se intentó quebrar la orden de mando dentro de una institución de carácter vertical como lo es la policía provincial. Se buscaron todos los remedios en el momento en que se estaban produciendo estos hechos para que el personal reflexionara y evitara llevar las acciones que estaban llevando adelante y que en su momento cobraran una gran repercusión pública, sobre todo las del mes de diciembre de 2013 en el contexto de un país que estaba en situación de movilidad”.
“A pesar de las invitaciones para que entraran en razón, no quisieron, eso está demostrado en la investigación judicial. Lo que hizo la institución es llevar adelante un estudio de la responsabilidad funcional, lo que se analizó en el expediente administrativo fue la responsabilidad de aquellos que participaron de estos actos que estuvieron orientados a romper el mando institucional y ahí se determinó que incumplieron largamente los reglamentos. A cualquiera le consta que en una institución vertical como la policía no se pueden admitir este tipo de situaciones, sobre todo por la gravedad de las acciones cometidas por éste personal”, explicó.
Recordó también que “a cuatro días de una elección en 2009, policías realizaron un movimiento muy fuerte dentro de la institución y muchos de los uniformados fueron instigados por políticos de la oposición a llevar adelante este accionar”.
“Esta es una parte de la historia. La otra es que se efectuaron sumarios administrativos propios de la institución en los que se determinaron inconductas de algunos de sus integrantes que incurrieron en graves delitos, como abuso sexual, robo y venta de estupefacientes, los que de ninguna manera podían seguir perteneciendo a una fuerza que debe ser garante del respeto de la ley”, enfatizó González.
“Esto está claro. No hubo una acción contra los derechos de las personas ni existió la decisión de castigar a trabajadores. De ninguna manera… lo que se sancionó fue la responsabilidad administrativa de funcionarios policiales que incumplieron con su deber. Y estoy seguro que la ciudanía entiende lo que hemos realizado porque se merece y quiere una Policía honesta, transparente y que trabaje a favor de la comunidad”.
“Pero hay quienes meten todos en una misma bolsa defendiendo a algunos delincuentes que están purgando cárcel. Es una falta de responsabilidad la actitud que asumen algunos miembros de la oposición, pretendiendo sacar algún beneficio político de esta situación. Eso es muy grave, por lo que le pido a esos dirigentes seriedad y responsabilidad”, enfatizó González.

También con las inundaciones

El ministro dijo que también con el contexto de la emergencia hídrica se dan situaciones de dirigentes que “distorsionando la realidad, por desconocimiento o apropósito, tratan de sacar un rédito político”.
En este sentido es que hizo un llamamiento a la reflexión de estos sectores, que opino “pareciera que nos quieren hacer aparecer como personas irracionales que tienen el placer morboso por hace sufrir a la gente”, algo que fundó en las recientes críticas por el anegamiento de algunas viviendas “asentadas de manera irregular” en inmediaciones de la Escuela 56.
Expuso que “en ese zona hace muchos años había un puente por el gran zanjón que existía y que conducía todas las aguas del barrio San Miguel y parte del centro de la ciudad, o sea indicativo de que es una zona baja y parte de un terreno de escurrimiento natural. Eso luego fue entubado y no está a la vista, pero el zanjón sigue reclamando su curso, por lo que quienes allí están asentados lo hicieron en el mismo curso de ese cauce, por lo que resulta natural que se vean afectados ante contextos como el que se dio días pasados al ser parte del cuenco laminador de la estación de bombeo Zambrini”.
“Es por eso que advierto que aparecen algunos hablando de manera gratuita y sin decir la verdad de los hechos, sobre todo ciertos dirigentes políticos que están tratando de sacar un rédito de esta situación. A esto les digo que estudien porque demuestran un profundo desconocimiento de la realidad, aunque también evidencian poca contracción a aprender”, concluyo.