“Tenemos que acomodarnos en la categoría y armar un equipo con pretensiones"

189

El ascenso consumado el pasado fin de semana, le permitirá a San Martín de Corrientes tomar parte por segunda vez en su historia en la Liga Nacional de Basquetbol. “Espero que este año podamos acomodarnos en la categoría y  armar un equipo con pretensiones que termine de consolidarse en el siguiente torneo. Aprendimos de los errores y tenemos que evitar la ansiedad a la hora de planificar la temporada”, afirmó el presidente de la entidad Rojinegra, Alberto Sottile.

San Martín jugó por primera vez en la LNB en la temporada 2011-2012 donde los resultados deportivos no acompañaron y se terminó perdiendo la categoría después de la serie de playoffs frente a Ciclista Olímpico de la Banda.

“Al no haber descensos para el próximo certamen, a nosotros nos da tranquilidad para encarar un proyecto más largo. Para mí el torneo de ascenso debe terminar mucho antes que la Liga Nacional  porque en nuestro caso, ya nos sucedió la primera vez,  ahora queremos salir al mercado de pases y muchos planteles ya están casi definidos porque hace  bastante tiempo terminaron de jugar. Es decir que al que asciende le queda muy poco tiempo y jugadores para armar un plantel. Se corre en desventaja y los equipos  que llegan del TNA tienen  menos posibilidades de mantenerse en la elite”.

El dirigente sostuvo que “para la Liga la quita de descenso es perjudicial en la competitividad, eso se vio reflejado en el certamen porque llegaron a la final los que debían hacerlo y el resto jugó por otra cosa. Pero a nosotros ahora nos conviene y vamos a tener la posibilidad de trabajar más tranquilos”.

Desde el regreso al Torneo Nacional de Ascenso, en San Martín “el objetivo siempre lo tuvimos claro, trabajar para conseguir el ascenso y devolverle al club el básquet de Liga  Nacional y ahora nos toma en una posición que siempre quisimos estar”.

Para cumplir con la meta de volver a la Liga, “armamos un equipo con las pretensiones de ascender” para el TNA 2013-2014. “Este grupo  hizo muy bien las cosas sin embargo llegamos al receso de fin de año en zona de descenso  con la primera parte de la segunda fase ya transcurrida. En los peores momentos puso el temple necesario para sacar el proyecto adelante”.

Cuando los resultados no acompañaron y en algunos entraron las dudas, “nos sentamos a hablar con los jugadores y nos manifestaron que necesitaban un poco más de tiempo. También nos dijeron que venían trabajando bien junto al cuerpo técnico, cosa que nunca cuestionamos porque lo veíamos día a día ene l club. También hablamos con Sebastián (González) del tema y se notaba que tenía bien claras las ideas y el objetivo trazado”.

Luego de estas reuniones, “les ratificamos el apoyo ciento por ciento y le pedimos que, si las cosas no mejoraban, todos debíamos estar juntos hasta el final del torneo. El grupo de amalgamó y hubo un click, desde ahí se comenzó la recuperación”.

“Los resultados llegaron tanto en Corrientes como de visitante, eso nos posicionó nuevamente y se ganó en confianza, principalmente en varios chicos que sabíamos podían rendir mas para poder jugar con las pretensiones que todos teníamos cuando lo contratamos”.

Además de los malos resultados, las lesiones se hicieron presentes a lo largo de la temporada. “El cuerpo técnico nos dio una gran tranquilidad durante todo el año. Nunca se puso como justificativo las lesiones como para explicar los malos resultados. Si bien por dentro habrán sufrido mucho, no bajaron los brazos y cuando le preguntábamos como se iban a solucionar estos problemas, las palabras de ellos era “de alguna manera nos vamos a arreglar”. Eso lo transmitió al equipo que se fue fortaleciendo”.

En plena pre temporada se debió recurrir a un reemplazo de jugador por la lesión de Alejandro Spalla (llegó Sebastián Castiñeira). Después también se cayó Clarence Matthwes (reemplazado por James Williams), Ramiro Iglesias y por último nuevamente Spalla.

“El cuerpo técnico siempre tuvo confianza en el plantel que tenía y cuando eso se da, se potencia a todo el equipo, incluso a aquellos que no tenían tanta responsabilidades y terminaron siendo protagonistas del ascenso como los sub 23 (Federico) Grenni y (Pablo) Alderete. El cuerpo técnico supo llevarlo para que no bajen los brazos. Se terminó de armar un equipo que sabía lo que debía hacer y en la serie de playoffs eso fue muy importante. Cada uno tenía su rol y lo cumplieron para conseguir el objetivo”.

Después de la gran campaña en el 2014, llegaron los playoffs y se fueron superando etapas aunque de nuevo los problemas físicos se hicieron presentes dentro del plantel. “Cuando se lesionó Ramiro pensé que era muy difícil lograr el objetivo. Después se le ganó a Banda Norte y allí el equipo comenzó a mostrar el carácter que tenía. Luego llegó la baja de Spalla y quedamos con un plantel muy corto y la verdad es que no sabíamos cómo iba a responder con poco jugadores jugando mucho tiempo”, se sincero Sottile.

“Cuando se le gana a Instituto la primera final del repechaje, con la última pelota, le dio la fuerza anímica necesaria al equipo para realizar el último envión hacia el objetivo. Después se le ganó muy bien en el segundo encuentro y en el tercero se vio que se jugó como quiso el equipo, es decir que lo llevó al lugar que quería para definirlo el último minuto”.

Por último, Sottile tuvo un párrafo aparte para los organismos oficiales y empresas privadas que acompañan a San Martín desde su incursión en la Liga Nacional, en sus diferentes categorías. “Tenemos que agradecer en primer lugar al Gobierno de la Provincia porque a pesar de lo sucedido el año pasado siempre nos respaldó  y nunca perdió la confianza en el club. Esto hay que resaltarl,o lo mismo que con los sponsor privados (entre ellos: Shonko, SPS, Empresa Silvia, Lotería Correntina, TMC, Farmar, SyK, La Quesería, Nexo SA, Ayacucho SRL, VICA, Panificación Martín, Panimar, EME, Arandú Pinturas y Acuciel) porque nos apoyaron desde el primer año que estuvimos en la competencia”.