Todo por ver a la selección

184

RÍO DE JANEIRO – A un joven de nuestro país, de nombre Franco, quien llegó a Brasil con el dinero que ahorró vendiendo aviones de tergopol en la costa argentina, apenas le alcanza para el día a día. Así, desde su llegada a la ciudad maravillosa, duerme junto a sus cinco amigos en la playa. “Acá la policía no te dice nada, podés quedarte todo el tiempo que quieras. Lo único es que tenés que desarmar la carpa a las seis de la mañana. Ayer preferimos no levantarla para poder dormir un poco más”, contó el muchacho que vio el duelo en el Fan Fest.

Luego de los festejos por el triunfo los argentinos durmieron en la playa de Copacabana. 

Otro hincha señaló: “Es muy agradable dormir acá, en la playa. La vista es increíble”. Aunque, luego, admitió: “No gastamos plata, lo cual es bueno, pero igualmente hay que estar con un ojo abierto cuando dormimos”.

Los restaurantes cariocas, que suelen cerrar temprano, funcionaron hasta altas hora de la madrugada, donde varios grupos de argentinos celebraron la victoria de la Argentina. Pero la alegría no fue sólo nuestra, un grupo de austríacos y mexicanos que estuvieron en la Maracaná también se mostraron felices por presenciar el golazo de Messi: “Ay, ay, ay, canta y no llores”, fue el hit que entonaron entre caipirinha y caipirinha.

Pero la noche argentina en la ciudad maravillosa fue tenebrosa para otros. Es que una veintena de hinchas argentinos saltaron una valla e intentaron colarse en el estadio para ver el partido. Al ser advertidos, nueve de ellos fueron detenidos. Además, otros seis sufrieron la misma suerte por peleas entre hinchas. De todas formas, 11 fueron liberados durante la madrugada y los cuatro restantes, durante la mañana de ayer.