Tras anunciar el acuerdo, Macri y Carrió buscarán sumar al radicalismo a su interna.

168

Los líderes del PRO y la Coalición Cívica quieren formar una alianza opositora para enfrentar a lo que consideran una interna del PJ entre Scioli y Massa. Para Ernesto Sanz, la primaria «es un paso en la dirección correcta».

Ayer, cuando sellaron un acuerdo para competir en las primarias por la candidatura presidencial, Mauricio Macri y Lilita Carrio dieron el puntapié inicial a la temporada alta en la carrera por la sucesión presidencial que terminará en los comicios generales de octubre -y, eventualmente, con una segunda vuelta en noviembre-. Los líderes del PRO y la Coalición Cívica coronaron meses de «coqueteo» político con una foto en el parque Thays, acompañada de un mensaje de unidad, que es a la vez una señal para el radicalismo, a quienes buscarán sumar a la interna abierta que disputarán en agosto.

Ya al romper con sus ex socios del Frente Amplio Unen, Carrió había dado pistas sobre un posible acuerdo para disputar las PASO con el PRO cuando sostuvo: «si nosotros, el panradicalismo, no le podemos ganar a Macri, ¿cómo le vamos a ganar al PJ?». También el jefe de Gobierno porteño había dado enviado señales al radicalismo cuando sostuvo que «somos muchísimos los que queremos un cambio verdadero y que no estamos dispuestos a renunciar a esa oportunidad. Veo esa vocación en Ernesto Sanz, la veo en Lilita Carrió, y en otros dirigentes de todo el país».

Desde el inicio de las negociaciones, la estrategia de Macri-Carrió incluía sumar a la UCR a la primaria, algo que es visto con buenos ojos desde el sector del precandidato presidencial Ernesto Sanz o el cordobés Oscar Aguad, pero que es resistido por dirigentes como Julio Cobos, Ricardo Alfonsín o Miguel Bazze.

A poco de conocerse el acuerdo, Sanz consideró, desde su cuenta de Twitter, que «es un paso en la dirección correcta» pues «la Argentina necesita de amplios acuerdos», del mismo modo que el senador Mario Cimadevilla, quien habló de la «necesidad de ampliar la oferta opositora». Otros dirigentes del partido, sin embargo, guardaron silencio, expectantes respecto de las posibles consecuencias que la flamante alianza opositora puede causar en el ya golpeado FA-Unen. INFOBAE