Turquía considera a Estado Islámico como el principal sospechoso del atentado de Ankara

119

AGENCIAS

  • La confirmación oficial es que el atentado fue perpetrado por dos hombres que se inmolaron entre la muchedumbre de la marcha por la paz de Ankara.
  • Muchos analistas comparan este suceso con el de Suruç el pasado julio, cometido por un joven vinculado a Estado Islámico.
  • La oposición acusa al Gobierno de haber permitido el atentado por la ausencia de medidas contundentes contra el extremismo islámico.
  • También denuncian que Erdogan fomente la crispación en el país para que su partido pueda reconquistar la mayoría absoluta perdida en junio.
  • Decenas de miles de ciudanos se han echado a las calles indignados por la tragedia y gritando consignas contra el Gobierno.
  • Todo este clima de tensión y violencia en Turquía sucede a tres semanas de las elecciones.

Funerales por las víctimas de Ankara

Todas las pistas del atentado de Ankara señalan a las redes yihadistas de estar detrás del atentado de Turquía, y así lo ha afirmado el Gobierno islamista de Turquía. El primer ministro de Turquía, Ahmet Davutoglu, informó este lunes de que el grupo terrorista Estado Islámico (EI) es el principal sospechoso de estar detrás del atentado que el sábado mató a al menos 97 personas en Ankara.

«Investigamos al EI de forma prioritaria. Nos hemos acercado mucho a un nombre. Este nombre indica una organización», dijo Davutoglu a la cadena televisión turca NTV.

El primer ministro no mencionó el nombre de esa organización y advirtió de que la investigación tenía que proceder con cautela porque las «células durmientes» de la red «podrían esconderse; podrían afeitarse la barba y cambiar de modo de vida».

Agregó que en los días anteriores al atentado de Ankara se había detenido a dos potenciales atacantes suicidas, uno en Estambul y otro en Ankara, pero no aclaró si pertenecían a redes yihadistas o a otras organizaciones. «Hacemos seguimiento al EI, al DHKP/C (un grupúsculo marxista) y al PKK (la guerrilla kurda); tenemos a estas tres organizaciones en el foco como potenciales culpables», indicó Davutoglu, al describir las líneas maestras de la lucha antiterrorista del Gobierno

Lo que sí parece ya oficial es que el atentado fue perpetrado por dos hombres que se inmolaron este sábado entre la muchedumbre congregada para iniciar una marcha por la paz en el país eurasiático.

Así lo confirmó este domingo el primer ministro, Ahmet Davutoglu, en una entrevista con el jefe de la oposición, el socialdemócrata Kemal Kiliçdaroglu, según relató este último a la prensa. «Me han dado información sobre el atentado; entenderán ustedes que no puedo dar detalles. Me dijeron que había dos atacantes suicidas, ambos varones. Sin embargo, no han nombrado ninguna organización», declaró Kiliçdaroglu.

Muy similar al atentado de Suruç

Numerosos analistas han subrayado la enorme similitud de este atentado con el ocurrido en Suruç, el 20 de julio pasado, en el que murieron 33 activistas de la izquierda prokurda.

En aquella ocasión, un joven ciudadano turco, que había pasado por los campos de entrenamiento de Estado Islámico en Siria, se inmoló con una carga de TNT reforzada con bolas de acero para aumentar el efecto mortífero, exactamente igual que en Ankara.

La policía incluso ha podido determinar que el explosivo usado este sábado es del mismo tipo, aseguró la cadena CNNTürk.

Además, según el diario Cumhuriyet, poco antes de la explosión se escuchó gritar a alguien «Dios es grande», al igual que sucedió en Suruç, frase poco habitual en el ambiente de la izquierda laica que se había congregado para esa marcha.

Responsabilidad del Gobierno en la tragedia

Basados en estos indicios, la izquierda ha acusado directamente al Gobierno de inducir o, a menos, permitir el atentado, dada la ausencia de medidas contundentes contra el extremismo islámico que se expande por el país.

También Kiliçdaroglu pidió al primer ministro que haga dimitir o destituya a los titulares de Interior y Justicia por su incapacidad de prevenir la peor masacre en la historia de Turquía.

Aunque la Policía turca asegura que lucha contra las redes de apoyo al Estado Islámico, muchos activistas señalan que cualquier reunión de la izquierda sufre más vigilancia y acoso que las actividades de abierta captación de yihadistas y recuerdan que el autor de la masacre de Suruç tenía incluso antecedentes policiales.

La Policía arrestó este domingo al menos a 22 personas en las provincias de Adana, Esmirna y Konya en una redada dirigida contra las redes de Estado Islámico, aseguró el diario Evrensel, pero no se ha aclarado aún si la operación tiene relación con el atentado.

Tampoco sentó bien en la oposición la insistencia de Davutoglu de dedicar los tres días de luto nacional, no solo a los fallecidos en la masacre sino a todas las víctimas del terrorismo, incluyendo expresamente a los soldados y policías caídos en el combate contra la guerrilla kurda. Este discurso parece buscar un contrapeso a la tragedia causada en una manifestación de la izquierda, apelando al voto nacionalista, tres semanas antes de las elecciones.

Los convocantes de la marcha, dos sindicatos de la izquierda, el colegio profesional de médicos y el de ingenieros han convocado una huelga para lunes y martes, en protesta por lo que consideran la responsabilidad gubernamental en la tragedia.

Adelanto electoral, ¿trampolín a la mayoría absoluta?

Además, los opositores denuncian que Erdogan impulsa las elecciones en noviembre para que el AKP pueda reconquistar la mayoría absoluta perdida en junio, sobre todo por el éxito electoral del HDP. Algunos incluso acusan a Erdogan y al AKP de fomentar la crispación, con el objetivo de hacerse con el voto más nacionalista.

Así, los islamistas esperan alcanzar la mayoría que les permita cambiar la Constitución y darle a Erdogan una presidencia con atribuciones ejecutivas y no solo protocolarias como hasta ahora.

Protestas en ciudades turcas

La ciudadanía turca, fuertemente impactada por la masacre de Ankara, se echó a las calles para expresar su malestar, no solo en Estambul sino también en otras ciudades, como Esmirna.

En Ankara, miles de personas se congregaron en la plaza de Ankara donde tuvo lugar el atentado para homenajear a las víctimas. En la protesta se escucharon también gritos contra el Gobierno turco y su presidente, Recep Tayyip Erdogan. No obstante, la policía trató de evitar que la concentración se extendiera más allá de la zona del atentado y cargó con gases lacrimógenos y golpes de porra contra la muchedumbre que allí se encontraba.

Guerra de cifras con las víctimas

El abismo entre Gobierno y HDP se muestra incluso en la guerra de cifras respecto a los fallecidos, ya que el partido izquierdista afirma que se han podido identificar 120 víctimas, aparte de 8 cadáveres aún no determinados.

La oficina del primer ministro colocó en la noche del sábado el saldo en 95 muertos y este domingo aseguró que 65 personas siguen bajo cuidados intensivos, pero no ha actualizado el número de muertos.

La tragedia tampoco ha servido para calmar el conflicto armado con la guerrilla kurda, el PKK, si bien este sábado, la cúpula de la organización ofreció suspender toda actividad armada, salvo en autodefensa, para no interferir en las elecciones que se celebrarán el 1 de noviembre.

Pero este domingo, dos gendarmes murieron en un tiroteo con el PKK en la provincia de Erzurum, mientras llevaban a cabo una operación antiterrorista en una región montañosa de esta región del noreste. Además, la aviación turca bombardeó este domingo las posiciones del PKK en el norte de Irak.

El peor atentado en su historia

Entre los atentados más significativos de los últimos años sufridos por Turquía figuran los siguientes:

  • 15 de noviembre de 2003. Mueren 30 personas y otras 277 resultan heridas al estallar de forma simultánea dos coches bomba junto a sendas sinagogas en Estambul en un atentado atribuido a Al Qaeda.
  • 20 de noviembre de 2003. Mueren 32 personas y otras 450 resultan heridas en dos atentados con bomba en el centro de Estambul, uno frente al Consulado General del Reino Unido y otro frente a las oficinas del banco británico HSBC. El Frente de los Combatientes Islámicos del Gran Oriente (FCIGO) y las ‘Brigadas de Abu Hafs Al-Masri’, vinculadas a Al Qaeda, reivindican su autoría.
  • 24 de junio de 2004. Mueren 4 personas y otras 20 resultan heridas en un atentado suicida contra un autobús en Estambul. El radical Partido de Liberación Popular Revolucionario se atribuye el atentado.
  • 2 julio de 2004. Fallecen 6 personas y otras 15 resultan heridas en la explosión de una bomba, atribuida al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que estalló al paso del convoy en el que viajaba el gobernador de la región de Van (sureste de Turquía), Hekmet Tan, que salió ileso.
  • 12 septiembre de 2006. Un atentado causa 10 muertos, entre ellos siete niños, al estallar una bomba en un parque de la provincia de Diyarbakir, en el sureste de Turquía.
  • 22 mayo de 2007. Un atentado suicida causa 6 muertos y 80 heridos en un gran centro comercial en Ankara.
  • 27 julio de 2008. Mueren 17 personas y otras 153 resultan heridas, 14 de ellas de gravedad, en varios atentados perpetrados en un barrio comercial de Estambul. La prensa turca responsabiliza al ilegal Partido de los Trabajadores de Kurdistán de la masacre.
  • 16 de septiembre de 2010. Mueren 9 personas al estallar una mina al paso de un microbús en el sureste de Turquía. El atentado es atribuido al PKK.
  • 17 de agosto de 2011. Mueren 11 soldados turcos en atentado en un ataque perpetrado por el PKK en la frontera con Irak.
  • 20 de agosto de 2012. Un atentado causa 9 muertos y más de 60 heridos en ciudad de Gaziantep, en el sudeste de Turquía, que el Gobierno atribuye al PKK aunque esta organización lo niega.
  • 12 de febrero de 2013. Muren 14 personas en un atentado en el paso fronterizo de Cilvegözü, acción atribuida al régimen de Siria.
  • 11 de mayo de 2013. Mueren 51 personas en un atentado en la localidad fronteriza turca de Reyhanli, que el Gobierno atribuye a «atacantes vinculados al régimen sirio».
  • 20 de julio de 2015. Mueren 32 personas y más de 70 resultan heridas en un atentado suicida perpetrado al parecer por una joven simpatizante del grupo yihadista Estado Islámico en la ciudad de Suruç, a 10 kilómetros de la frontera siria.