Ucrania reprime y acusa a Rusia de querer desatar la tercera guerra mundial

346

Es mientras sus tropas rodeaban el principal bastión separatista para sofocarlo y Occidente presionaba a Moscú rebajándole la calificación de su deuda y coordinando nuevas sanciones económicas.

«Los intentos de la agresión rusa en territorio ucraniano llevarán a un conflicto militar en el territorio europeo», afirmó el primer ministro interino de Ucrania, Arseny Yatseniuk.

El mandatario aseguró que mientras «el mundo aun tiene frescos los recuerdos de la Segunda Guerra Mundial, Rusia ya quiere desatar la tercera» con el movimiento de tropas que está haciendo en la frontera con el este de Ucrania.

Rusia inició las mencionadas maniobras en respuesta a la «operación antiterrorista» lanzada por Kiev en la localidad de Slaviansk, que costó al menos cinco vidas.

La agencia de calificación de riesgo Standard & Poors (S&P) rebajó la calificación de la deuda de Rusia en divisas de «BBB» a «BBB-«



El ministerio de Interior ucraniano dijo que se trataba de «cinco terroristas» -como llama a los independentistas- de Slaviansk, controlada por milicianos pro rusos que cuentan con un importante respaldo en esa ciudad de 120.000 habitantes.

Yatseniuk sostuvo que los servicios secretos rusos están detrás de las insurrecciones separatistas del este y sur de Ucrania, hecho que, según el mandatario, quedó demostrado cuando el embajador ruso ante la ONU, Vitali Churkin, habló sobre la legalidad de enviar tropas de su país para «defender a sus ciudadanos».

Mientras el presidente denunciaba los aprestos bélicos rusos, sus tropas de asalto cercaban Slaviansk, en el sureste del país.

«El objetivo es bloquear totalmente Slaviansk para localizar el problema» de los milicianos alzados en armas, anunció en Kiev el jefe de la Administración presidencial de Ucrania, Serguei Pashinski.

El jefe al mando de la «operación antiterrorista», el general Vasili Krutov, aseguró que sus fuerzas no van a asaltar Slaviansk para evitar víctimas entre la población.

Sin embargo, el militar tuvo que reconocer que no cuenta con el apoyo de la población a la que dice proteger. «Hoy en Slaviank no hay fuerzas operativas ni medios (para apoyar su operación) ni por parte de las fuerzas del orden ni tampoco por parte de la población», lamentó el militar ucraniano.

En este marco, las operaciones militares se desarrollan lentamente. Dos columnas de blindados destruyeron tres puestos de control rebeldes, mientras un francotirador insurgente destruía un helicóptero en un aeropuerto cercano.

Occidente respaldó las acciones militares ordenadas por Kiev. La agencia de calificación de riesgo Standard & Poors (S&P) rebajó la calificación de la deuda de Rusia en divisas de «BBB» a «BBB-«.

«La disminución de la calificación refleja los riesgos vinculados con las expectativas de que continúe la considerable fuga de capitales de la Federación Rusa observada en el primer trimestre de 2014», señala la nota de S&P.

Según los expertos de la agencia, «la tensión geopolítica en las relaciones entre Rusia y Ucrania puede conducir a una mayor fuga de capitales, tanto extranjeros como nacionales, de la economía rusa, lo que minaría más aún las perspectivas de crecimiento de la economía del país».

La agencia precisó que en el último lustro la fuga de capitales de Rusia ascendió 57.000 millones de dólares anuales, mientras que en el primer trimestre de este año sumó 51.000 millones de dólares.

Poco antes, Barack Obama había amenazado a Rusia con más sanciones. «Tenemos un conjunto de nuevas sanciones preparadas y estamos dispuestos a aplicarlas si no hay un cambio de actitud de Rusia», dijo el mandatario en Seúl, donde se encuentra de visita.

Obama sostuvo, además, una teleconferencia con la canciller alemana, Angela Merkel, y los jefes de Gobierno de Gran Bretaña, David Cameron, e Italia, Matteo Renzi.

«Los jefes de Estado y de Gobierno instaron a una reacción rápida del Grupo de los Siete (países más desarrollados) y plantearon la adopción de nuevas sanciones por parte de la comunidad internacional contra Rusia», informó la presidencia francesa en un comunicado.

Posteriormente, la oficina de Merkel anunció que se reunirá con Obama el 2 de mayo en Washington para tratar la crisis de Ucrania.