Un hincha italiano, en estado crítico tras recibir un disparo antes de la final de la Copa

207

AGENCIAS

  • El aficionado, policía de profesión, sufrió una emboscada cuando fue sacado de su vehículo junto a un amigo y fueron tiroteados.
  • El compañero está herido en una mano.
  • Hay otro herido de arma de fuego en otro punto de la ciudad, aunque se desconoce su estado de salud.
  • El partido se retrasó 45 minutos por el lanzamiento de petardos por parte de la hinchada napolitana, que provocó heridas en un bombero.
  • Detenido un ultra de la Roma como presunto autor de los disparos.
  • El Nápoles de Benítez, Reina, Callejón y Albiol gana la Copa de Italia.

Hincha tiroteado en Italia

Un seguidor al fútbol italiano ha resultado herido tras recibir un disparo en el pecho horas antes de la final de la Copa de Italia, que se celebra este sábado (21.00 horas) en Roma, entre la Fiorentina y el Nápoles, informó La Gazzetta dello Sport.

El aficionado, policía de profesión, acudió a la capital italiana para disfrutar de la final, pero sufrió una emboscada cuando fue sacado de su vehículo —junto a un amigo— y fueron tiroteados. El acompañante fue alcanzado en una mano, añade la versión digital del diario italiano.

Pero este altercado no fue el único que acontenció en las calles de Roma antes del comienzo del choque. En otro punto de la ciudad, un seguidor también fue alcanzado con un disparo en un brazo, aunque por el momento se desconoce su estado.

Ambas aficiones se enfrentaron en las calles de Roma y la policía se vio obligada a intervenir. Además, cerca del puente Milvio también se produjeron momentos de mucha tensión con algunos aficionados que lanzaron botellas a la policía.

También resulto herido de levedad un policía por un petardo lanzado, esta vez, por aficionados del Nápoles en algunos incidentes que se produjeron antes de entrar en el Olímpico romano.

También se baraja la posibilidad que el ataque se haya producido por otros motivos o relacionados con el fútbol.

El partido empezó con 45 minutos de retraso debido a estos incidentes y a disturbios provocados por los hinchas del Nápoles, que exigían la suspensión del encuentro. Los ultras partenopeos lanzaron petardos y bengalas al terreno de juego, provocando heridas a un bombero.