Un tribunal egipcio confirma la pena de muerte para el líder de Hermanos Musulmanes

263

EFE

  • Se trata de Mohamed Badie.
  • La condena también va dirigida a 196 seguidores del movimiento islamista.
  • Otros 496, sobre un total de 683 acusados, fueron absueltos.

Hermanos Musulmanes

Un tribunal egipcio ha confirmado la pena de muerte impuesta al guía supremo de Hermanos Musulmanes, Mohamed Badie, y a 196 seguidores del movimiento islamista por el asesinato de un policía e incitación a la violencia, según ha asegurado uno de los abogados defensores a la cadena de televisión Al Arabiya.

La fuente señaló que otros 496, sobre un total de 683 acusados, fueron absueltos, mientras que cuatro personas recibieron una sentencia de cadena perpetua.

La decisión llega dos meses después de que el tribunal remitiera las condenas de Badie y de cientos de seguidores del movimiento islamista a la máxima autoridad religiosa del país, el muftí, el primer paso para poder imponer la pena máxima. Badie podría ser condenado a otra pena de muerte en otro caso distinto.

Alrededor de 120 acusados se encuentran en prisión preventiva por el asesinato premeditado de un policía, mientras que el resto fueron juzgados en rebeldía.

Según dijeron fuentes judiciales, los acusados que son procesados en ausencia se exponen a penas mayores, que luego pueden ser revisadas si finalmente comparecen ante el tribunal.

Los juzgados estaban acusados de homicidio, intento de asesinato, robo, uso de la fuerza, ataque contra instalaciones públicas en multitud, provocar incendios y posesión de armas de fuego sin licencia.

La corte, presidida por el polémico juez Said Yusef Sabri, emitió su veredicto definitivo tras recibir el dictamen no vinculante del muftí de Egipto, Shauki Alam, a quien envió un fallo preliminar con 683 condenados a muerte en abril para que éste emitiera su opinión, como es preceptivo en la ley egipcia.

Los allegados de los procesados, que esperaban a las puertas del tribunal, reaccionaron con estupor a las sentencias, confundidos por las diferentes versiones que ofrecían los abogados de los inculpados a la salida de la sesión, según dijeron testigos presenciales.

Los hechos se remontan a agosto de 2013, cuando una ola de violencia sacudió la aldea de Al Adua, en la provincia de Minia, tras el desmantelamiento de las acampadas en las plazas cairotas de Rabea al Adawiya y Al Nahda, donde los islamistas protestaban por la destitución militar de Mohamed Morsi.