Una firma paraguaya pagó $ 640.000 por una ternera Brangus.

18

Los criadores paraguayos fueron protagonistas del remate de la raza Brangus, que se realizó anteanoche en Palermo en un evento con 680 invitados. Una empresa de ese país pagó el precio máximo que se conoce hasta ahora por el 100% de un animal, al abonar $ 640.000 por una hembra Brangus, y los diferentes compradores de Paraguay que participaron de la subasta se terminaron llevando el 60% de lo comercializado.

De los criadores paraguayos, la firma Viradolce, presidida por Maris Franca Llorens Antognoli, dio la sorpresa al ofertar los $ 640.000 por el Reservado de Gran Campeón Hembra, una ternera colorada de once meses con la cual obtuvo ese premio en la jura el productor Pedro Borgatello.

En la subasta, conducida por el rematador Iván O’Farrell, la puja por esa hembra fue vibrante. Comenzó con $ 80.000 y rápidamente subió a $ 300.000. Desde el principio hubo al menos cuatro grupos de oferentes, dos paraguayos, entre ellos Viradolce y Los Lazos, y otros dos de criadores argentinos.

«Fue Paraguay contra la Argentina en la final del campeonato, y ganó Paraguay», resumió, en términos futbolísticos, O’Farrell.

Según Brangus, anteanoche del total comercializado en el remate un 60% fue adquirido por criadores de Paraguay.

Esto obedece a que ese país está buscando mejor la calidad de su rodeo mientras tiene exportaciones crecientes de carne. El año pasado, fue el octavo exportador del mundo con unas 300.000 toneladas. Por su parte, la Argentina, que supo tener el cuarto puesto en 2005, cayó al 12° lugar con menos de 200.000 toneladas.

«Ellos están en pleno crecimiento, con un negocio rentable y mejorando la calidad de la carne. En cambio, en la Argentina el negocio no es rentable y decrecemos», expresó Pedro Borgatello, vendedor de la ternera.

La paraguaya Viradolce también hizo el máximo de machos de la noche al quedarse con el Reservado de Gran Campeón Macho, de Gilotaux Agropecuaria, tras ofertar $ 230.000.

En machos, el promedio general quedó en $ 95.286, en tanto que en hembras se ubicó en $ 172.583.

O’Farrell señaló que la subasta tuvo un trámite «ágil» y que fue oportuna la iniciativa de intercalar toros con vaquillonas en el orden de venta para que los compradores no tuvieran que esperar hasta el final si sólo querían adquirir una hembra. También aportó una cuota de ritmo que se televisara en directo, con operaciones que se cerraron por teléfono. LA MAÑANA – Formosa. 

Comentarios

Comentarios