Una gesta de noventa y tres formoseños

200

BUSTO QUE EVOCA A VICENTE ARCADIO TATA SALEMI BUSTO QUE EVOCA A VICENTE ARCADIO TATA SALEMI BUSTO QUE EVOCA A VICENTE ARCADIO TATA SALEMI salemiPor Justo L. Urbieta: Vicente Arcadio Salemi, desde aquel Cincuentenario reparador, se encargó de impregnar a los 28 de junio, Día de la Provincialización de Formosa, de esa motivación necesaria para que cuando se aproximara la fecha surgiese un fuerte sentimiento de amor a los propio y de gratitud por la gesta de sus 93 protagonistas directos y de todo un pueblo que los acompañó en esta primera gran causa común de los formoseños.

El “Tata” ya no está entre nosotros pero quedó su relato, sobre todo el referido a aquel tiempo en que se tomó la decisión de entrevistar al general Juan Domingo Perón , cuya segunda presidencia transcurría, para asumir decididamente la lucha por su soberanía con la firme esperanza de vivir tiempos mejores en una comunidad organizada, solidaria y unida.
Ya no cabe duda que la gesta de la provincialización fue un logro histórico de la comunidad organizada pero es cierto que a esta altura de los tiempos se reconoce que esa no debe ser una actitud circunstancial sino permanente para otorgarle solidez al proceso de evolución de los pueblos.
Reconocía el “Tata “ que la decisión adoptada en 1955 fue estimulada por el gobierno nacional a través del teniente coronel Martín Carlos Martínez, formoseño él, quien se encargó de anticipar sobre la buena nueva para los formoseños.
Ocurrió durante la mañana del 5 de abril de 1955, en pleno otoño, en el salón Blanco de la Casa de Gobierno.
Salemi se encargó de exponerle los fundamentos de las inquietudes libertarias y recibió la respuesta de un emocionado Presidente quien se limitó a reiterar una de sus expresiones históricas:”El pueblo es el único artífice de su propio destino”.
Lo cierto y concreto es que el 28 de junio de 1955 se promulgó la ley por la cual se oficializó la nueva jerarquía institucional de Formosa que dejaba de ser territorio nacional.
Y bien decía don Vicente Salemi que con esa determinación quedaba atrás un largo período de aislamiento, soledad y olvido de los territorios nacionales, esa injusta asimetría de nuestra historia nacional, en contra de los sagrados principios de igualdad ciudadana de nuestra Constitución Nación, según refería el “Tata”.

EL REGRESO
Pocos años atrás, este hombre tierno y sencillo, que llegaba dolido por la pérdida de Berta, su esposa maestra de la escuela número 3 por largos años aunque acompañado por el amor de sus tres hijas, conmovió a todos a punto tal que repitió por dos o tres veces más sus visitas a Formosa ya con más de 90 años de edad.
No olvidó a los integrantes de esa comisión directiva que lo acompañó a Buenos Aires para entrevistarse con Juan Domingo Perón , memorando que ella había surgido de una expresión solidaria y entusiasta en el seno de una asamblea popular llevada a cabo en el Cine Italia.
Los recordó asegurando que esa comisión trabajó con pasión, recorriendo hasta el último rincón del territorio, llevando como una nueva alborada el noble y nuevo mensaje de las aspiraciones de soberanía.

PROYECCION AL PAIS
Y se mostraba gratificado porque su provincia se proyectaba hacia el país desde un perfil productivo vinculando eficiencia y competitividad, con grandes posibilidades que le da su política de inversión en infraestructura extendida por toda la provincia y con zonas inhóspitas como el oeste que por la bendición del agua se estaban convirtiendo en verdaderas regiones productivas.
Elogió la pavimentación de la ruta 81 su valor para el país como corredor bioceánico y puso de relieve el hecho de que veía a Formosa surcada por caminos y rutas asfaltadas que la sacaron del aislamiento y con obras públicas que permiten alcanzara un mayor bienestar y ecuanimidad social.
Y señalaba al actual gobernador como un hacedor integrado en su época, que sabe aprovechar su potencial de éxitos y su capacidad de conducción, reconociendo que se sentía gratamente sorprendido y admirado del positivo balance de toda la provincia gracias a la cultura del esfuerzo.
“Tata” también se refería a la ciudad en la que trabajó y actuó en política durante tantos años antes de ir a radicarse a Buenos Aires, reconociéndola como una Formosa generosa ,embellecida por una costanera moderna sobre lo que denominó “un majestuoso río amigo” que a su criterio hacían las delicias de las apacibles noches de verano.
No dudó en calificarla: “ ha adquirido una particular relevancia con todo el perfil de una ciudad moderna del país”.

CRUZAR FRONTERAS
Consideraba que Formosa se había puesto en camino de cruzar definitivamente y con orgullo la frontera entre el mundo anhelado y aquel que todavía detiene, parafraseando a Nicolás Avellaneda cuando señalaba que “la idea empuja y el hacha que resiste”.
El mensaje que dejara Salemi en el acto realizado en la plazoleta del mástil municipal en ocasión del Cincuentenario de la provincialización, concluía con una bella prosa de este comprovinciano inolvidable: “Como formoseño, bendigo a la vida por haberme permitido vivir lo suficiente para contemplar con íntima e inmensa satisfacción como han florecido sobre mi suelo nativo las fecundas semillas que generaciones de formoseños arrojaron al pasar”.
De allí lo valioso de apropiarse de tan bella y categórica definición para que el tiempo que viene permita que las nuevas generaciones de formoseños reconozcan que se ha seguido sembrando en tierra fértil.