Valls anuncia una "iniciativa internacional" para restringir la gestación subrogada

16

EFE

  • El Gobierno francés pretende que los países donde es legal no la permitan para los nacionales de Estados donde está prohibida, como Francia.
  • Es «una práctica intolerable de comercialización de los seres humanos y de mercantilización del cuerpo de las mujeres», según el primer ministro galo.
  • Avanza que no se autorizará la «transcripción automática» del reconocimiento que las parejas francesas logran en otros países.

Manuel Valls

El Gobierno francés va a promover «una iniciativa internacional» para que los países donde la maternidad por gestación subrogada es legal no la permitan para los nacionales de Estados donde, como en Francia, está prohibida.

El anuncio lo hizo el primer ministro, Manuel Valls, que en una entrevista publicada por el diario católico La Croix, indicó que el jefe de la diplomacia francesa, Laurent Fabius, tomará iniciativas para formalizar esa propuesta internacional, y subrayó que la gestación subrogada «está y estará prohibida en Francia».

Para Valls, se trata de «una práctica intolerable de comercialización de los seres humanos y de mercantilización del cuerpo de las mujeres» y por eso la posición francesa no va a variar pese la condena de Francia por el Tribunal de Estrasburgo en junio.

Los jueces del Tribunal Europeo de Derechos Humanos consideraron que Francia había atentado contra la identidad de unos niños nacidos de madres portadoras concebidos en Estados Unidos al no reconocer la paternidad de las parejas francesas infértiles que habían acudido a ese país porque en el suyo ese procedimiento no es legal.

El primer ministro francés señaló que no se recurrió ese dictamen porque no cuestiona la normativa que en Francia prohíbe los vientres de alquiler, y que en lo que concierne a la cuestión del estatuto legal de esos niños, se va a estudiar.

«Esos niños -argumentó- no son responsables de la situación en la que están» pero eso no exime de que hay que examinar cómo se trata su derecho a la protección, a heredar y a tener la nacionalidad francesa.

En cualquier caso, ya avanzó que no se autorizará la «transcripción automática» del reconocimiento que las parejas francesas logran en los países donde la práctica de las madres portadoras es legal. «Es incoherente designar como padres a personas que han recurrido a una técnica claramente prohibida… y afirmar que son responsables de la educación de los niños, es decir, que están encargados de la transmisión de nuestros derechos y nuestros deberes», comentó.

«Tampoco se puede dejar decir que esos niños no tienen ni filiación, ni identidad -añadió-. Tienen una filiación y una identidad, pero fijadas en el extranjero«. Valls no sólo reafirmó su oposición total a admitir la gestación subrogada en Francia sino también «la represión» de los intermediarios que «en realidad organizan un mercado de seres humanos a la vez muy organizado y muy lucrativo».



Comentarios

Comentarios