Carrera contrarreloj para hallar a 23 sepultados por alud en el centro de Italia

184

Los socorristas proseguían ayer su carrera contrarreloj con la esperanza de hallar nuevos supervivientes entre las 23 personas desaparecidas bajo los escombros del hotel sepultado el miércoles por una avalancha en el centro de Italia. “Estamos agotados, no hemos dormido en tres días pero nos mantenemos positivos, rescataremos a la gente”, aseguró a la prensa uno de los socorristas, Alessandro Massa, de 34 años, al caer el día. Al remover la nieve con las manos “a veces aparece vapor”, señal de que “hay bolsas de aire, lo que nos da esperanza”, añadió. Los bomberos anunciaron ayer haber extraído con vida, casi a las 3 de la madrugada, a dos mujeres y un hombre. Tres horas más tarde, consiguieron sacar vivo a otro hombre. Estos rescates, efectuados en condiciones muy difíciles debido al mal tiempo que reinaba el sábado en Los Abruzos, eleva a 11 el número de supervivientes.

AÚn hay esperanzas

“Siempre hay esperanza, porque aunque no se oigan voces puede haber personas atrapadas debajo o detrás de un muro de cemento que nos impide oírlos”, explicó Enrica Centi, portavoz regional de los rescatistas alpinos italianos. Al menos 23 personas seguían desaparecidas tras la avalancha, según un recuento comunicado el sábado por la Prefectura de Pescara. Esta cifra es el resultado del balance entre el número de personas inscritas en la lista de huéspedes del hotel y “otras indicaciones”, informó la Prefectura. Los socorristas hallaron también los cuerpos sin vida de dos mujeres y un hombre, lo que eleva el número de víctimas mortales a cinco. Dos cadáveres ya habían sido encontrados en el primer día de búsqueda. Los socorristas, que pensaban el viernes haber detectado a otro superviviente entre los escombros, ya no lo escuchaban el sábado por la mañana, y tratan de determinar si esta persona dejó de responder o si se trata de un error de evaluación en la confusión de las voces percibidas. Entre los supervivientes hay cuatro niños. Otros dos supervivientes fueron encontrados fuera del hotel al llegar los socorristas en la madrugada del jueves. El viernes, los equipos lograron extraer vivos y en buen estado de salud a una mujer y cuatro niños. Cuando se produjo el alud, este grupo estaba jugando al billar, lo que al parecer les salvó la vida, explicó a los socorristas uno de los niños rescatados. Su ropa de invierno y su indumentaria para esquiar permitieron a los supervivientes resistir bajo los escombros, explicaron ante la prensa los médicos del hospital de Pescara, en la costa adriática, adonde habían sido trasladados. Los socorristas también hablaron del efecto “iglú” aislante de la nieve que sepultó el edificio.s