CLIMA: ¿Puede repetirse una ola de calor similar a la vivida en enero 2022?.

26

 

Todo apunta a otro posible evento de calor extremo para 17 provincias argentinas y algunos modelos climáticos apuntan a que tendría ciertas características a la sufrida en el mes de enero de este año.

Si bien el mes de diciembre abrió con un temporal respiro, rápidamente las temperaturas estarán aumentando.

A partir de este lunes 5 de diciembre se prevé que se profundice un posible nuevo evento de temperaturas elevadas con características de extremas en algunos casos, donde se destacarán registros máximos superiores a los 38°C y que estarán superando los 39 °C, 40°C y 42°C hacia mediados de la semana, con elevada sensación térmica, producto del incremento de aire húmedo en capas bajas, lo que lo hará insoportable.

La presencia de viento caliente del sector noreste/ este proveniente del sur de Brasil, con componente húmedo desde el Atlántico, fomentará el aumento de las temperaturas de forma sostenida, combinado con aire húmedo, lo que también favorecerá a la evolución de algunas precipitaciones hacia mediado de la semana.

Este nuevo evento de calor se deberá a la presencia de viento persistente del sector norte/noreste sobre la región central y norte del país, lo que dará lugar a un fuerte calentamiento a lo largo de toda la semana, sin interrupciones en cuanto a la masa de aire que estará dominado a gran parte del territorio.

La situación responderá a un nuevo bloqueo cálido, por la presencia de un centro de alta presión sobre el Atlántico, que impedirá el avance de aire frío del sur proveniente de la región patagónica, esto se traducirá en un marcado y sostenido aumento de las temperaturas, con una cuña de estabilidad en toda la vertical de la atmosfera, lo que dejará tiempo estable, sólo con algunos eventos de lluvias de manera puntuales. Si bien el evento tendrá una duración de 6 días, podría tener característica a ola de calor, el segundo evento casi consecutivo.

Del lunes 5 al viernes 9 de diciembre

Las elevadas marcas térmicas se harán presente en la semana. Para el norte del país se prevén máximas que estarán entre los 36°C y 38°C, pudiendo alcanzar los 38°C/ 39°C y 40°C de manera. En el caso de Córdoba, La Rioja y San Luis, La Pampa y Buenos Aires se podrían alcanzar valores máximos de 38°C/ 39°C y 40°C.

Las provincias de que se verían afectadas por este nuevo episodio de calor: Catamarca, Córdoba, norte de la Pampa, centro y norte de Buenos Aires, Corrientes, Entre Ríos, Jujuy, La Rioja, Mendoza, Salta, San Juan, San Luis, Santa Fe, Santiago del Estero, Tucumán, Chaco y Formosa.

Las temperaturas región por región

Para la región centro y Cuyo, las marcas máximas oscilarán entre los 37°C, 38°C y 39°C. , en el caso de las provincias de San Luis, San Juan y La Rioja. La provincia de Córdoba podría alcanzar marcas hasta de 37/ 38/39°C y los 40°C. de forma puntual dentro de este periodo de calor.

Sobre el Litoral y la Mesopotamia: temperaturas de 37°C y 39°C en Santa Fe, Entre Ríos, pudiéndose alcanzar máximas hasta de 40°C .

Para las provincias del extremo noreste: Corrientes y Misiones, con temperaturas que oscilarán los 34°C y 37°C

Para las provincias de Formosa, este de Salta, norte de Chaco y Santiago Del Estero, se pueden estar alcanzando los 38°C y 40°C, hasta los 42°C inclusive hasta 44°C. para finalizar la semana.

Norte de la Patagonia también se esperan temperaturas elevadas, sobre todo para las provincias de Neuquén y Río Negro, donde se estarían alcanzando máximas superiores a los 32°C y 34°C.

La temperatura estaría bajando recién hacía el final de la semana por inestabilidad para la región central y Cuyo, pero sin cambio en la masa de aire. Mientras que para el norte del territorio se mantendrán los valores muy elevados hasta el fin de semana, inclusive.

¿Qué es un bloqueo cálido?

El bloqueo cálido es muy común en temporada de primavera, sobre todo en verano, y con el episodio de La Niña ejerciendo efecto sobre dichos fenómenos, lo que a la vez provoca una fuerte evaporación de la humedad del suelo y deriva en un profundo estrés hídrico. La situación de la ola de calor temprana que está atravesando una gran parte del país, está asociada justamente a este bloqueo atmosférico cálido, generando un domo de calor sin escape y que se mantendrá a lo largo de los próximos días, con la ruptura de dicho bloqueo al menos hasta los primeros días del mes de diciembre. Hasta el momento la temperatura máxima y mínima se mantendrán elevadas, con poca amplitud térmica entre la noche y el día, lo que se considera ola de calor.

Seguimiento de la niña en los últimos meses

En los meses de octubre a noviembre las temperaturas de la superficie del mar en el Pacífico ecuatorial se mantuvieron por debajo del promedio y los resultados de distintos modelos climáticos, el Instituto Internacional de Investigación para el Clima y la Sociedad (IRI, International Research Institute for Climate and Society) estima que hay una probabilidad del 75% de que el fenómeno de La Niña siga presente durante los meses de diciembre, enero y febrero, abarcado gran parte de la estación de verano, lo que provocará regímenes de lluvias por debajo del caudal normal para la época y temperaturas por encima de los parámetros normales, con posibles eventos de olas de calor continuas entre diciembre y enero tanto en el norte del país como así también en la región central y zona núcleo.

Dentro de las evaluaciones de precipitación de los últimos meses, más allá de haber atravesado la temporada seca (otoño- invierno) donde las lluvias fueron dispares y erráticas en gran parte del país, sumado a la prolongada sequía que hace tambalear al agro local.

Las principales regiones productoras del territorio también sufre em embiste del fenómeno y la falta de lluvia, a lo que se le sumaron los eventos de heladas tardías aun transitando la primavera, que trajo graves daños a cultivos de trigo, maíz y la soja. Entre estos tres principales mencionados, la peor parte se la está llevando el trigo, en lo que se estima que sólo se logró rescatar un 40% del área sembrada y las proyecciones son que se seguirán perdiendo superficies hacia fin de año por falta de agua.

Perspectiva climática hasta el 2023

Aunque los climatólogos sostienen que a medidas que nos aproximamos al mes de diciembre, la Niña comenzaría a perder fuerzas, por lo que no debería influir en mayor medida en los regímenes de lluvias en los próximos meses, incluyendo verano entrante.

En el último informe, el organismo Internacional de Investigaciones para el Clima previó una vigencia del fenómeno “La Niña” durante el verano 2022-23. Sin embargo, como se observó un enfriamiento en el último periodo, a lo que se suma la presencia de agua más fría que lo normal en las profundidades, los especialistas entendieron el sistema acoplado océano-atmósfera implicaría la continuación de La Niña hasta enero/febrero de 2023, para luego entrar en una fase neutra desde el mes de febrero.

Puedes leer: La extinción del «El Niño y la Niña»

Si bien se está transitando el tercer evento consecutivo de La Niña, documentos estadísticos señalan que No hay muchos casos de tres campañas de La Niña seguidas. El más cercano corresponde a las campañas 1998-1999, 1999-2000 y 2000-2001. En estos casos, los promedios de enfriamiento durante el semestre octubre-marzo fueron de -1.3°C, -1.4°C y -0.7°C, respectivamente.

Los eventos más recientes han sido mucho más leves, con promedios de -0.9°C en la campaña 2020-2021 y de -0.8°C en la 2021-2022. Según los modelos de pronóstico, el promedio para la campaña 2022-2023 sería de aproximadamente -0.5°C, en el límite entre un evento La Niña rumbo a una fase neutral.

En su trabajo, los expertos sostiene que la mayoría de los modelos coinciden en que la campaña 22/23 seguirá signada por este fenómeno, con débil intensidad, pero amenazando con falta de lluvias durante los meses más calurosos, incluso, vaticinando algunos episodios de calor extremo.

Las provincias de tendrían lluvias por debajo de lo normal durante el próximo trimestre involucra a: Buenos Aires, La Pampa, Córdoba, Entre Ríos, Santa Fe, Corrientes, Chaco, Formosa y Misiones. Con un déficit mucho más pronunciado para las provincias de Entre Ríos y la franja sudeste de Santa Fe, principales regiones de la zona núcleo, con riesgo de padecer sequía extrema.

 

Con información de: http://SMN