Denuncian penalmente a Insfrán por intimidación pública

581

 

El precandidato a gobernador bonaerense por el espacio de Javier Milei, Francisco Oneto, denunció penalmente a los mandatarios de las provincias de Buenos Aires, Axel Kicillof, y de Formosa, Gildo Insfrán, por supuesta «intimidación pública».

El abogado mediático -y ahora dirigente opositor- tomó esta decisión luego de las declaraciones de los dos referentes del oficialismo en las que advirtieron sobre un posible «derramamiento de sangre» en caso de que Unión por la Patria no gane los próximos comicios.

Primero fue el formoseño quien, durante un acto cuestionó directamente a Patricia Bullrich, que encabeza una de las boletas presidenciales de Juntos por el Cambio, al considerar que «el orden está bien», pero que «impuesto a fuego, no sirve».

«Y esta ideología viene con mayor, diría yo, crueldad. Porque todo lo que ellos dicen, si quieren aplicarlo en el pueblo argentino, va a ser con derramamiento de sangre. Es insostenible», alertó Infrán.

Luego, se sumó Kicillof, quien remarcó que «esta elección, como pocas, es tremendamente decisiva», porque, a su entender, «los candidatos de la derecha» están «dispuestos a violar los derechos humanos».

El dirigente es además abogado penalista

«Cuando los escuchamos y vemos en TV como discuten entre ellos, vemos que tienen muchos candidatos pero un solo proyecto: el del ajuste. Si para llevarlo adelante tienen que ir a reprimir lo harán. O como decían ellos mismos, (Elisa) Carrió, asesinar. Dijo asesinar», agregó.

Para Oneto, los dichos de los integrantes del oficialismo configuran «el delito de intimidación pública previsto y reprimido en el artículo 211 del Código Penal», el cual establece la «prisión de dos a seis años».

«En ese sentido, al afirmar que si gana un partido político distinto al que gobierna se producirán eventos sangrientos, es un medio idóneo para infundir temor público», sostuvo el precandidato a vicegobernador bonaerense de La Libertad Avanza.

El compañero de fórmula de Carolina Píparo, que además es abogado penalista, anticipó que será querellante en la causa que él mismo inició, en calidad de perjudicado por ser uno de los miembros de la oposición que competirán en estas elecciones.

«La intención de las declaraciones es restar de modo ilegítimo votos a candidatos de partidos distintos del que gobierna, lo que es un atentado contra la libertad de elección de un sistema democrático», argumentó.

Puntualmente, Oneto realizó la presentación ante la Justicia Federal de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, al entender que «es competente para entender en esta causa», ya que ha actuado previamente ante situaciones similares. Así, recayó en el Juzgado Criminal y Correccional N° 4, a cargo del juez Ariel Lijo y del fiscal Carlos Rívolo, según confirmaron fuentes del espacio.

Al respecto, el letrado opinó que se trata de «un delito doloso, y en esa óptica, es innegable que los denunciados conocen y quieren y el temor que han decidido infundir mediante sus palabras, pues no hay razones para pensar de modo diverso respecto de personas con un nutrido grupo de asesores, que además cuentan con un conocimiento propio de la coyuntura política sin el cual, les sería imposible llevar adelante sus funciones».

«No escapa a este letrado que, existe un elemento subjetivo distinto del dolo ínsito en la redacción de la norma, que, a mi juicio, se encuentra abastecido por los dichos de los denunciados. Esto es, el infundir temor, que sin duda es su finalidad típica, para eventualmente usufructuarlo políticamente», agregó en su denuncia.

INFOBAE