El cruel diagnóstico del Papa Francisco: «El problema de los argentinos somos nosotros»

446

 

El papa se refirió de esa manera ante una pregunta de una argentina ante la inminencia del encuentro de los juventud. Francisco aludió a la falta de constancia para lograr objetivos.

«El problema de Argentina somos nosotros, que muchas veces no tenemos fuerzas para seguir adelante, en ser constantes en seguir adelante, y cuando algo sale mal cambiamos», dijo el papa Francisco a una joven argentina que participo del pódcast Vaticano, en este caso ante la inminencia del encuentro de la juventud en Lisboa.

Cuando Agustina – la joven argentina – le dijo sobre la preocupación por tener un futuro y un país mejor, estudiando y formándose, el papa le señaló lo que el cree que es un problema serio como ser constantes para conseguir un objetivo: «A veces creemos que con tres pasos se acaba todo, pero falta todo un camino», le explicó y le comentó : «Yo te entiendo cuando hablás de la lucha diaria por tener un país mejor, pero tenemos un país muy bonito, muy bonito».

«El problema de la Argentina somos nosotros»

El Santo Padre dijo: «El problema de la Argentina somos nosotros, que muchas veces no tenemos fuerzas para seguir. Pensamos que se acabó y paramos a mitad del camino»

Para explicar la dimensión que quiso darle a sus palabras volvió a utilizar la analogía con dos partidos del mundial de Qatar 2022. Contra Países Bajos en cuartos de Final y la Final con Francia.

Contra los Países Bajos, la Argentina ganaba 2 a 0 en el primer tiempo. «Pero qué bonito», dijo Francisco. «¿Y qué hicieron los argentinos? ¡Ganamos, Ganamos!», siguió para rematar: «Al final tuvieron que ganar con un penal».

Completó su analogía futbolera con la mismísima y dramática final contra los entonces campeones, Francia.

«Francia 3-1, ah ya ganamos…», avanzó el Papa para reflejar el cambio de actitud que sobrevino. «Pero faltaba el segundo tiempo. Al final, ganaron con un penal», recordó.

La fuerza para ser constantes en el camino

Esa fue la idea que trasmitió por medio de ese comentario a Agustina para los jóvenes argentinos. «Creemos que la cosa se acaba porque nos cansamos del camino y paramos, cuando todavía resta continuar con toda la marcha», apuntó.

Por eso recordó una broma clásica sobre el país y los argentinos. Es esa que cuenta que los ángeles fueron a protestar ante Dios porque en la Argentina le había dado de todo, creando un desbalance con otros países. «Sí lo noté»- dijo Dios en el relato de Francisco que remató: «y para equilibrarlo, creé a los argentinos». (a24.com)