La gestión de Alberto Fernández terminaría con una pobreza superior a la del arranque

193

 

Si como indican los pronósticos, la economía cae en 2023, la pobreza subiría al 37,2%.

Si Argentina entra este año en recesión, como prevén la mayoría de los pronósticos privados, el gobierno de Alberto Fernández terminará con un nivel de pobreza estimado 37,2%, casi dos puntos porcentuales por encima del nivel que había cuando arrancó en 2019.

Un relevamiento del Instituto de Estadística de los Trabajadores de los Trabajadores (IET) de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET) y el Centro para la Concertación y el Desarrollo (CCD), dirigido por el ex ministro de Educación Nicolás Trotta, estima que si la economía cae 1,4% el 2023 cerrará con una pobreza del 37,2%, contra 35,5% que había cuando asumió en 2019.

El CCD maneja tres escenarios para este año. En el optimista se cumple lo establecido en el Presupuesto y la economía crece 2%, lo que lleva a cerrar con una pobreza del 35,2%, apenas 0,3 décimas abajo del registro del último año de Mauricio Macri.

En el escenario mediano, el PBI crecería 0,5% y la pobreza se iría al 35,6%.

Sin embargo, casi todas las proyecciones privadas hablan de una caída de la actividad de entre 1 y 3%, por lo que el escenario pesimista es el más probable.

Los pronósticos para este año van desde un crecimiento del 0% para (Ecolatina) a una merma del 3,7% para EcoGo, mientras tanto LCG como FMyA prevén una caída del 2%.

En la ultima década el 2013 fue el momento en que se registró el menor nivel de pobreza, con el 26,1%. De ahí escaló al 28,5% en el último año del gobierno de Cristina Kirchner. En la gestión de Macri el piso fue 27,1% en 2017 para luego trepar a 35,5% en 2019.

En el primer año de Alberto, por efecto de la pandemia la pobreza se extendió al 41,5% para caer a 35,3% el año pasado, siempre según la medición de la UMET.

Ahora, el escenario que maneja el CCD es que el Frente de Todos termine esta gestión con un registro de entre 35,2% y 37,5%, dependiendo de si se crece el 2% como dice el gobierno, o la economía cae 1,4%, un escenario más acorde a las previsiones de las consultoras privadas.

El informe confirma el deterioro de los ingresos de los argentinos. Mientras que en el semestre julio-diciembre de 2017, el segmento de pobres y de ingresos medios representaron al 59,9% de la población, en el semestre de abril a setiembre de 2022, el último para el que se cuenta con datos, más de 7 de cada 10 (73,3%) personas registraron ingresos por debajo de dos líneas de pobreza.

«Entre 2017 y 2021, la estructura poblacional de acuerdo a ingresos exhibe un achatamiento, concentrándose crecientemente la población en los segmentos de pobres e Ingresos medio bajos», detalla el CCD.

El informe también consigna que al comparar entre los últimos dos semestres, «todos los estratos ven deteriorada su capacidad adquisitiva».

En esa línea marcan que la debacle exhibe cierta progresividad: para el estrato bajo la retracción fue del 2,6%, mientras que para el estrato alto fue de 10,2%.

De este modo, si bien se podría interpretar a este retroceso como una reducción de la inequidad, «responde al achatamiento generalizado de los ingresos en un contexto inflacionario», menciona el informe. (clarin.com)