Milei prepara la ley fundacional de su gobierno y enfrenta su primer test en el Congreso

114

 

El presidente electo convocará a sesiones extraordinarias una vez que asuma. Podría enviar más de un proyecto. Francos confirmó que buscarán eliminar las PASO. Moreau y Menem se reunieron por la transición en Diputados.

Mientras avanzan los preparativos para la Asamblea Legislativa donde tomará juramento como presidente, Javier Milei termina de pulir la que será la ley fundacional de su gobierno y se prepara para poner a prueba su minoría en el Congreso, después de que se resintiera la relación con el PRO por la elección de Martín Menem como presidente de la Cámara de Diputados.

El texto definitivo aún no está cerrado. Algunas versiones hablan de una “ley ómnibus” que contendría reformas de fondo en materia económica, impositiva, laboral y hasta electoral, y otras indican que se dividirá en más de un proyecto. Como sea, Milei buscará aprovechar el envión de las urnas para imponer su impronta de gestión desde el primer minuto.

El futuro ministro del Interior, Guillermo Francos, adelantó que en el paquete legislativo se propondrá una fuerte desregulación de la economía, que tomará ideas de un extenso trabajo elaborado por el extitular del Banco Central Federico Sturzenegger.

Además, Francos confirmó, en diálogo con La Nación+, que “uno de los temas que está en análisis para incorporar a la ley” es la eliminación de las PASO (Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias) para achicar el gasto público.

La semana pasada, la vicepresidenta electa, Victoria Villarruel, se reunió en la Cámara alta con el jefe del interbloque de senadores del Frente de Todos, José Mayans, y sus pares Anabel Fernández Sagasti y Juliana Di Tullio, quienes le preguntaron por las leyes con las que Milei piensa inaugurar su gestión.

Según comentó Mayans, la sucesora de Cristina Kirchner no dio demasiadas precisiones, pero sugirió que podrían enviarse tres proyectos: el Presupuesto para 2024, que contendría el primer ajuste del gasto; el reagrupamiento de los ministerios (pasarán de los 18 actuales a ocho o nueve); y una declaración de emergencia pública para otorgarle al Poder Ejecutivo mayores facultades.

En ese sentido, Milei puede mirarse en el espejo de Alberto Fernández: al asumir en 2019, el presidente envió una ley de “solidaridad social y reactivación productiva” de casi 90 artículos, con la que declaró nueve emergencias (económica, financiera, fiscal, administrativa, previsional, tarifaria, energética, sanitaria y social).

De esta manera, la declaración de la emergencia no solo será la primera herramienta de gestión con la que espera contar Milei, sino también la forma de dejar asentada la “herencia” recibida de la gestión de Fernández, tal como en su momento hizo el actual presidente para diferenciarse del gobierno de Mauricio Macri.

En cuanto al nuevo organigrama de gobierno, tampoco se descarta que el trazo grueso se defina por decreto en lugar de una ley. Milei había definido que gobernaría con ocho ministerios, pero podrían ser nueve porque se mantendría el de Salud, que en un principio iba a transformarse en secretaría para quedar bajo la órbita del nuevo Ministerio de Capital Humano, que dirigirá Sandra Pettovello.

El Presupuesto 2024 deberá ajustarse entonces el nuevo esquema, donde además se eliminarían direcciones y organismos como parte del “plan motosierra”.

“Lo que se ha hecho es una reestructuración del organigrama público. Hay organismos y ministerios que están superpoblados y se tendrán que reducir, pero cuando uno reduce no quiere decir que se acaban todas las funciones. Algunas cosas innecesarias van a desaparecer, porque sencillamente no se pueden pagar, y otras se readecuarán”, explicó Francos.

PRUEBA DE FUEGO

Apenas asuma el mando, Milei convocará a sesiones extraordinarias para habilitar el tratamiento del o los proyectos en lo que resta de diciembre, enero y febrero. El paso siguiente será conformar las comisiones que deban intervenir en el debate y designar a sus autoridades, lo que representa el primer desafío para La Libertad Avanza, que tendrá tan solo 38 diputados y 7 senadores.

Esa debilidad numérica quedó más expuesta después de que se debilitara la posibilidad de una alianza parlamentaria con el PRO, a raíz de la postulación de Martín Menem para presidir de la Cámara de Diputados.

El bonaerense Cristian Ritondo aspiraba a ocupar ese lugar, pero el nuevo gobierno finalmente decidió que la línea sucesoria quede en manos del partido gobernante “siguiendo la tradición democrática de los últimos 40 años”. De esa manera, también quedó afuera otro extrapartidario, el peronista Florencio Randazzo.

Menem fue recibido este lunes por la actual presidenta de la Cámara baja, Cecilia Moreau, para iniciar la transición. “Fue una reunión cordial”, destacaron ambos a este medio. Aunque no hubo foto, los dos se mostraron de buen ánimo. El riojano hace pesar la escuela de su padre, Eduardo Menem, autor de tratados sobre derecho procesal parlamentario.

El jueves a las 12 se realizará la sesión preparatoria donde jurarán los 130 diputados electos y se votarán las nuevas autoridades. Además de la presidencia, deben ocuparse tres vicepresidencias. El Frente de Todos (ahora Unión por la Patria) peleará la primera, aunque prefieren no dar a conocer el nombre del postulante.

ASAMBLEA LEGISLATIVA

Con cierto nivel de incertidumbre, arrancaron los preparativos para la Asamblea Legislativa del domingo, donde Milei jurará como presidente. A contrarreloj, las autoridades entrantes y salientes trabajan en la organización de la ceremonia, que iniciará al mediodía y que podría traer algunas sorpresas.

La novedad más grande tiene que ver con la idea de Milei de dar un mensaje al pueblo, de cara a la Plaza del Congreso, después de su discurso en el recinto de la Cámara de Diputados y antes de trasladarse a la Casa Rosada para la jura de sus ministros. (losandes.com)