Patricia Bullrich aseguró que no hubo toma de edificios por parte de ATE: “No nos van a torcer el brazo, salgan los días que salgan”

191

 

La ministra de Seguridad señaló que el único organismo que fue copado por trabajadores despedidos fue el INADI “porque una funcionaria no nos consultó y les permitió hacer una asamblea”.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, minimizó la medida de fuerza que desplegó la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) este miércoles en reclamo por los miles de despidos ordenados por el Gobierno de Javier Milei y advirtió al gremio de cara al paro nacional anunciado para el viernes: “No nos van a dar el brazo a torcer”.

“No hubo ninguna toma de ningún edificio”, señaló Bullrich quien dijo que el único foco de conflicto se registró en el INADI “porque una funcionaria no nos consultó y les permitió hacer una asamblea en el patio interno del edificio, pero la decisión de que no entre nadie se cumplió en todos lados”.

“Estuvieron las fuerzas federales y en cuatro objetivos ayudó la Policía de la Ciudad de Buenos Aires. Se movilizaron 2 mil efectivos”, precisó.

Más de mil delegados realizaron un plenario en la sede nacional del gremio en el que decidieron un paro para el próximo viernes que incluirá una movilización al Ministerio de Economía. Frente a la nueva medida de fuerza anunciada por ATE, Bullrich contestó: “Tenemos una fuerza preparada y lista, que tiene como objetivo el orden público y el cuidado de los bienes del Estado. No nos van a torcer el brazo, salgan los días que salgan”, agregó.

En declaraciones a Todo Noticias (TN), dijo que los vio “muy preocupados a los de ATE diciendo que la policía se tendría que estar ocupando de otras cosas” y arremetió contra el gremio: “Si quieren que se ocupen de otras cosas tienen que dejar de tomar edificios públicos”. “No va a haber marcha atrás en las medidas, hay una decisión clarita de ir en una línea de baja del déficit, ese camino no se va a torcer”, continuó.

Sobre los miles de despidos en el sector público, la ministra señaló que el Gobierno los ejecuta “con un criterio de objetividad”. Esto quiere decir mantener “a las personas que tienen más experiencia, a los que no entraron por algún partido” y dar de baja a los contratados “a último momento” y que “no están especializados en la materia en la que tienen que trabajar”.

“Nadie quiere despedir gente porque sí. Pero si objetivamente el Estado es un peso muerto sobre la sociedad y eso significa tener impuestos altísimos, tener precios caros, no tener competitividad, en algún momento hay que tomar la decisión y lo hace el Estado nacional”, reflexionó y remarcó que las provincias deberían seguir el mismo camino.

Con respecto a la posibilidad de un nuevo paro de la Confederación General del Trabajo (CGT), manifestó que una medida de fuerza de ese estilo “perjudica al país, pero no mueve nada; el presidente no va a cambiar”. “La gente sabe que está haciendo el esfuerzo de una vez y con eso va a salir. La gente eligió una decisión de shock”, consideró.

Consultada por la crisis económica, Bullrich opinó que las tarifas son accesibles: “Pagar 30, 40, 50 dólares por un servicio público no es caro, vayan a Uruguay a ver cuánto cuesta”. “El problema es que se mintió durante años y se dijo que la electricidad, la educación y la salud son gratis, y así estamos, con todo destruido”, cuestionó.

Para la ex funcionaria de los gobiernos de Mauricio Macri y Fernando De la Rúa, “la gente está viendo resultados todos los días, ven que vamos por el camino de sacar el cepo”. Pese al duro ajuste que está llevando a cabo el gobierno de Milei, Bullrich expresó que se trata de “una operación con anestesia”. “Sino se muere el paciente”, concluyó. (infobae.com)