Patricia Bullrich cerrará su campaña junto a Mauricio Macri y Rodríguez Larreta en Lomas de Zamora

116

 

La candidata de JxC encabezará un acto para finalizar la actividad proselitista en el que también hablará el ex presidente. Tendrá lugar en el municipio de Martín Insaurralde. Optimismo de cara al domingo, pese a una encuesta inquietante.

Mauricio Macri hablará en el acto de cierre nacional de campaña de Patricia Bullrich, que se realizará esta tarde en Lomas de Zamora, adonde también irán Horacio Rodríguez Larreta y las principales figuras de Juntos por el Cambio porque será la última actividad proselitista antes de la veda electoral que comenzará el viernes. Por eso se busca un golpe de efecto en el distrito asociado con Martín Insaurralde, el ex funcionario de Axel Kicillof que fue descubierto en un yate de lujo en Marbella y que la coalición opositora apunta como el símbolo de la corrupción del kirchnerismo.

El acto tendrá lugar a las 17.30 en la plaza Libertad y Democracia Dr. Raúl Alfonsín, en Laprida al 1200. Originalmente se iba a realizar en la plaza Grigera, pero el municipio de Lomas de Zamora, a cargo de Marina Lesci en reemplazo de Insaurralde, la ocupó con carpas para instalar una feria, algo que el bullrichismo atribuye a una maniobra para impedir el cierre de campaña de la candidata de JxC.

Lo denunció Guillermo Viñuales, el candidato a intendente de Lomas de Zamora por JxC, que se enfrentar a Federico Otermín, apoyado por Insaurralde. En la red social X, el postulante opositor publicó: “Insaurralde y Otermín están desesperados, no nos permiten hacer el cierre de campaña de Patricia Bullrich y Néstor Grindetti en la plaza Grigera. Lo vamos a hacer de todos modos en Lomas, pero en la Plaza Libertad (Laprida 1200). El cambio en Lomas, la Provincia y la Nación es inevitable”.

La idea inicial del equipo de Bullrich era hacer el cierre de campaña con un acto en Lanús, gobernado por Grindetti, y luego se pensó en sumarle una recorrida por Lomas de Zamora para atacar al kirchnerismo por el escándalo protagonizado por Insaurralde, pero se desistió porque iba a ser complicada la logística del encuentro. Por eso se concentró el cierre proselitista en Lomas.

El discurso de Macri en el acto de Lomas tendrá una importancia adicional porque será el primero que dará junto con Bullrich luego de haber compartido el escenario en la noche de las PASO, en el búnker de JxC en Parque Norte, donde el ex presidente abrió fisuras internas cuando habló ante los dirigentes y militantes reunidos allí: aludió a un “cambio de era” por el resultado de las primarias y, tras felicitar a la ganadora de la interna de JxC, resaltó que “sumando los resultados de Javier Milei y los nuestros es enorme esta mayoría de argentinos que planteamos un cambio profundo como no existió en décadas”.

Esas afirmaciones, más su confirmación de que había llamado a Milei para saludarlo por haber sido el más votado, causaron malestar en Bullrich: interpretó que el ex mandatario “coqueteaba” con el candidato libertario por las coincidencias que tiene con él y que así dañaba su candidatura.

Hubo otro cortocircuito por las definiciones de Macri ante estudiantes de Harvard, en Estados Unidos: si bien criticó a Milei, dijo que si el libertario ganaba los comicios y asumía al frente de la Casa Rosada, esperaba que Juntos por el Cambio “apoye cualquier reforma razonable” de un gobierno de La Libertad Avanza. Bullrich le reprochó públicamente esas afirmaciones: “Estamos en el medio de una pelea electoral y no me parece que en este momento podamos discutir eso porque justamente nuestra fortaleza en esta contienda electoral es nuestra capacidad parlamentaria”, señaló.

Aclararon la polémica a través de una llamada telefónica y cuando Macri volvió al país hizo campaña en Córdoba y Misiones sin la presencia de Bullrich. De todas formas, los dos compartieron el viernes pasado una recorrida por Pergamino y Junín. Ahora estarán juntos en el último acto proselitista.

En el bullrichismo predomina la confianza en alcanzar un buen resultado electoral que ponga a la ex ministra de Seguridad en el balotaje, aunque las encuestas propias que recibieron en las últimas horas registran una enorme paridad entre Bullrich, Javier Milei y Sergio Massa y, de manera llamativa, un número muy elevado de indecisos (26%), gente que votará en blanco o que no irá a sufragar. “Si es así, el domingo puede pasar cualquier cosa”, alertó a Infobae un referente de JxC.

De todas formas, los estrategas de Juntos por el Cambio creen que será difícil que Massa pueda captar más votos debido a la agudización de la crisis económica y que Milei puede perder electores ante el miedo que generan algunas de sus propuestas. Por eso, explican, Bullrich centró su discurso de los últimos días en poner en relieve en que JxC tiene un equipo en condiciones de gobernar, con experiencia de gestión y propuestas “realizables”, además de un número suficiente de legisladores nacionales para dictar las leyes necesarias en el Congreso para avanzar con los cambios.

Por eso en el cierre de campaña de la ciudad de Buenos Aires, el lunes pasado, Bullrich habló de impulsar un “cambio profundo, verdadero y definitivo”, pero destacó que se trata de un “cambio posible” y enseguida apuntó contra el candidato libertario: “Les digo a los jóvenes que lo votaron que dolarizar sin dólares no se puede, no se compren espejismos de colores”.

En el mismo sentido, Macri dio otra fuerte señal hace 48 horas en favor de Bullrich a través de una carta que publicó en las redes sociales y en la que pidió votar a la candidata de Juntos por el Cambio. En el texto, resaltó que “Patricia llegará con un equipo técnico de primer nivel, ministros expertos, legisladores, intendentes, gobernadores y una red nacional de fuerzas que le darán los músculos necesarios para poder llevar a cabo los enormes cambios que están pendientes”. Y agregó: “Yo goberné con solo cuatro gobernadores y en minoría parlamentaria. Sé que es imposible para cualquiera encarar los cambios estructurales que hay que hacer sin todo el poder necesario.

Luego del cierre en CABA, Bullrich finalizó la actividad proselitista con sendos actos en San Juan, San Luis y Mendoza, mientras que este miércoles lo hizo en Santa Fe y Córdoba. Como demostración de fuerza, en los cierres del interior estuvo acompañada por los gobernadores electos Maximiliano Pullaro (Santa Fe), Alfredo Cornejo (Mendoza), Marcelo Orrego (San Juan) y Claudio Poggi (San Luis), que constituyen uno de los polos de poder que le asegurarán a Bullrich una mayor gobernabilidad en caso de que llegue a la Casa Rosada, junto con otros mandatarios electos o en funciones como Gustavo Valdés (Corrientes), Ignacio Torres (Chubut), Leandro Zdero (Chaco) y Carlos Sadir (Jujuy). A ese grupo podrían sumarse, si ganan las elecciones, Jorge Macri (ciudad de Buenos Aires), Rogelio Frigerio (Entre Ríos), Néstor Grindetti (provincia de Buenos Aires) y Flavio Fama (Catamarca).

Pero, más allá de la meta de obtener un triunfo para llegar a la Casa Rosada, la obsesión de Bullrich y todo el equipo es apuntalar a Grindetti para que pueda ganarle a Kicillof y convertirse en gobernador de la provincia de Buenos Aires, un distrito político clave. La escenificación de esta tarde en Lomas de Zamora, para potenciar el efecto del escándalo de Insaurralde y vincularlo con el mandatario kirchnerista, es el mejor ejemplo del objetivo de este broche final de la campaña. (infobae.com)