POBREZA: Según Unicef, dos de cada tres niños en Argentina son pobres

53

 

El organismo internacional analizó el fenómeno desde una perspectiva multidimensional y arrojó cifras alarmantes. Además, la mayoría de chicos pobres tienen padres con trabajo.

UNICEF publicó este miércoles un alarmante informe sobre la niñez en Argentina: dos de cada tres chicos son pobres en nuestro país. Se trata de la pobreza infantil teniendo en cuenta no solo la dimensión monetaria (ingresos), sino también la no monetaria (algunos de sus derechos vulnerados).

Otro dato que se desprende del estudio es que, en el caso de la pobreza monetaria, el 90% de esos chicos vive en hogares en los que al menos un padre está empleado. De esto se desprende que tener trabajo no alcanza para salir de la pobreza.

Y como si fuera poco en el análisis desolador, el Gobierno de los Fernández reduciría el presupuesto nacional dirigido a la niñez este año un 22,2% respecto a 2022, contemplando la inflación, a no ser que el Ejecutivo nacional disponga ampliaciones e partidas.

LA POBREZA INFANTIL ALCANZA A DOS DE CADA TRES CHICOS

Según lo detalla TN en base al informe, UNICEF tomó los datos oficiales de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) del INDEC del primer semestre de 2022. Según este organismo, el 51,5% de las niñas y niños son pobres por ingresos. Esto significa que viven en hogares en los que los ingresos de los miembros no alcanzan para cubrir la canasta básica de alimentos y servicios.

Pero UNICEF incorporó elementos adicionales para confeccionar un análisis

multidimensional de la pobreza. Para ello se tuvo en cuenta privaciones de derechos que van más allá de la esfera de los ingresos: esto comprende un conjunto necesidades cuya satisfacción es un derecho y su insatisfacción, justamente, una violación de esos derechos para los chicos. Aquí se encuentran educación, protección social, vivienda adecuada, saneamiento básico, agua segura y hábitat seguro.

De esta forma, la agencia dependiente de la ONU estima que, de acuerdo a los últimos datos disponibles en la Argentina, 2 de cada 3 chicos (el 66%) viven en hogares que no cubren la canasta básica o ven insatisfechos algunas de sus necesidades.

“En términos absolutos, aproximadamente 8,8 millones experimentan privaciones de alguno de los dos tipos, y 3,7 millones experimentan ambos tipos simultáneamente”, señala el informe, un estudio cualitativo realizado junto a La Poderosa, organización social con presencia en barrios populares y asentamientos de todo el país.

Según Sebastián Waisgrais, especialista en Inclusión de UNICEF Argentina, solamente el 34% de los chicos está libre de ambas formas de pobreza. Un 23% sufre solo pobreza monetaria, un 14% solo privaciones no monetarias y casi un 29% ambas: esto es, 66% de los niños. También advirtió que la pobreza severa está explicada en gran medida por deficiencias en la protección social: aproximadamente un millón de niños que deberían estar alcanzados por la Asignación Universal por Hijo, por alguna razón no están incluidos.

LOS NIÑOS ARGENTINOS SON POBRES AUNQUE SUS PADRES TENGAN TRABAJO

“En Argentina, nueve de cada diez chicas y chicos en situación de pobreza monetaria viven en familias en las que al menos un miembro trabaja, lo que socava las afirmaciones de que la sola creación de empleo es una vía automática para salir de la pobreza”, destaca el informe de Unicef.

Y en este contexto pesa también el tipo de empleo. Más del 37% del empleo asalariado total en la Argentina es informal. Según el organismo, el 76% de aquellos niños situación de pobreza que residen en hogares con miembros ocupados, viven con miembros ocupados en la informalidad, con empleos que son inestables, precarios, bajos salarios.

“Este dato nos permite observar que no se sale de la pobreza creando cualquier tipo de empleo, sino empleo decente, es decir, protegido y de calidad”, explicó Waisgrais este miércoles.

RECORTES PRESUPUESTARIOS PARA LA NIÑEZ

Otra de las conclusiones del informe de UNICEF sobre la pobreza infantil en Argentina es que el financiamiento de los programas dirigidos a la niñez exhibió en 2022 un ajuste real del presupuesto equivalente a 4,3% interanual, respecto del 2021: la AUH se redujo 10,4%, la Prestación Alimentar 7,5%, Plan Nacional de Primera Infancia 27%, la Secretaría de la Niñez 10%, Jardines Infantiles 45% y prevención embarazo adolescente 18%.

Para el 2023, los $2.713.602 millones (1,83% del PIB) asignados al presupuesto transversal de niñez representan una contracción adicional respecto de 2022. En tanto, según el estudio se plantean dos escenarios, uno optimista y uno pesimista respecto de la reducción de la inflación: en el primero, el nivel de las políticas públicas nacionales con destino a la niñez se contraería en 13,3%; en el segundo, el presupuesto para la niñez se reduciría 22,2% interanual real.

“Para evitar estas caídas es necesario que la Jefatura de Gabinete de Ministros disponga las ampliaciones presupuestarias durante el año que permitan priorizar las acciones dirigidas a la niñez”, advirtió UNICEF.