SENASA Se detectó el primer caso de rabia en un tapir en una reserva natural de la ciudad de Formosa

88

 

El Laboratorio Nacional del Senasa confirmó el resultado positivo en muestras tomadas al animal luego de fallecido.

El Laboratorio del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) confirmó la detección de un brote positivo de [rabia] en un ejemplar de tapir (Tapirus terrestris), el primero registrado en esta especie, en la reserva de animales silvestres Guaycolec ubicada en la ciudad capital de Formosa.

Tras recibir la notificación, personal del Centro Regional Chaco – Formosa del Senasa concurrió a las instalaciones de la reserva, ubicada a 25 kilómetros de la capital formoseña, y constató la presencia de un tapir (conocido en la zona como «mboreví») con sintomatología nerviosa compatible tanto con rabia como con encefalomielitis equina.

Inmediatamente, se ejecutó el protocolo de sospecha de la enfermedad que incluyó las medidas sanitarias para el control y evitar la dispersión de la misma: trazado del foco y perifoco, el bloqueo del movimiento de hacienda para los establecimientos comprendidos en un radio de 10 km y la vacunación obligatoria de las especies susceptibles.

El animal implicado quedó aislado y se aplicaron las medidas de bioseguridad. Asimismo, se recomendó extremar los cuidados durante las visitas turísticas al parque.

«En los últimos días, notificamos de la situación a los productores bloqueados, les explicamos la importancia de la vacunación y continuamos con los trabajos de detección y erradicación de nidos del vampiro», expresó el supervisor de Sanidad Animal del Senasa en la zona, Miguel Aranguiz.

Tras la muerte del animal, veterinarios del Senasa realizaron la toma de muestra cerebral y su remisión al Laboratorio Nacional del organismo ubicado en la localidad de Martínez, provincia de Buenos Aires, que, a través de la técnica de inmunofluorescencia directa, confirmó el diagnóstico positivo para rabia. Por el momento, no se confirmó la variante antigénica de la enfermedad y se aguarda el diagnóstico del laboratorio.

VIGILANCIA PASIVA

Por su parte, el coordinador regional de Sanidad Animal del Senasa, Facundo Macías destacó la importancia de la vigilancia pasiva y de la denuncia en casos de sospecha.

Asimismo, el funcionario hizo un reconocimiento a los profesionales de la reserva Guaycolec «por dar aviso rápidamente al Senasa, lo que permitió al personal local y a los integrantes del Programa Nacional de Rabia, a cargo de Gabriel Russo, realizar un seguimiento exhaustivo del caso, desde el análisis clínico del tapir hasta la obtención de un resultado definitivo, algo poco común en un animal silvestre», expresó Macias.

El tapir es el mamífero terrestre silvestre más grande de Sudamérica, está emparentado lejanamente con los caballos y se lo reconoce por su hocico alargado en forma de probóscide o trompa. El 14 de junio de 2012, a través de la ley N° 1582, fue declarado monumento natural provincial en Formosa.