Sigue el freno de la economía: cayó el consumo de bienes y servicios

119

 

La pérdida de dinamismo vista en los últimos meses continuaría acentuándose, según el informe de una de las principales cámaras empresariales.

La Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) midió en julio de 2023 un retroceso de 1,6% en la comparación interanual (i.a.)del Consumo de Bienes y Servicios.

Respecto al mes de junio la contracción desestacionalizada es de 1,8% (descontando los efectos estacionales habituales del consumo a lo largo del año).

De esta forma, el IC acumula en los primeros siete meses del año un crecimiento de 2,9% i.a., aunque «la pérdida de dinamismo vista en los últimos meses continuaría acentuándose. La tendencia bajista en las tasas de crecimiento interanual exhibidas por el IC a partir de enero continúa profundizándose y marca en julio 2023 un nuevo valor negativo» sostiene el documento publicado por la CAC.

Entre los comentarios del documento se advierte que «existió en julio una significativa contracción del poder de compra de los hogares, hilvanando diez meses consecutivos con variaciones interanuales negativas».

Entre las causas que llevan a esta caída de consumo, se menciona el sostenimiento en el signo negativo de la balanza comercial, la golpeada recaudación efecto de la sequía, la contracción económica y la continuada caída de reservas, sumado a las metas fiscales planteadas por el FMI, que «limitan el impulso de políticas públicas que recompongan los salarios y que puedan incentivar el consumo».

Si bien desde la CAC consideran que el acuerdo con el FMI relajó un poco el escenario respecto a las reservas, no lo hizo así en el escenario fiscal, ya que continúa la meta del 1,9% del PBI como límite al déficit.

Sin embargo, advierten que el salto discreto en el tipo de cambio post PASO indica que la inflación de agosto 2023 sería mayor y, consecuentemente, implicaría un nuevo deterioro de los ingresos reales y, por tanto, en el IC.

Consumo Rubro por Rubro

El rubro de indumentaria y calzado mostró en el séptimo mes del año una caída estimada de 7,6% i.a. (con una contribución negativa de 0,5 puntos porcentuales —p.p.— al retroceso del 1,6% i.a. del IC), profundizando el proceso de contracción iniciado en octubre de 2022 (en consonancia con la evolución del poder de compra de los hogares).

Por otro lado, el capítulo de transporte y vehículos mostró un crecimiento estimado del 2,5% i.a. en julio (con una incidencia de 0,3 p.p. en la variación interanual del IC), con un avance interanual en los patentamientos tanto de autos livianos como de motos en un 10% y 9,3%, respectivamente. Los patentamientos de ambos tipos de vehículos no tenían un crecimiento interanual tan elevado desde marzo de este año.

Recreación y cultura finalmente dejó de lado su dinámica de recuperación pospandemia y en julio mostró una contracción de 4,5% i.a. (con una contribución negativa de 0,5 p.p. a la contracción del IC) en un contexto de marcada contracción del poder adquisitivo de los hogares acompañado de signos de recortes en gastos que no son de primera necesidad.

En cuanto al apartado de vivienda, alquileres y servicios públicos, este mostró un crecimiento estimado de 1,1% i.a. en julio del presente año. En los últimos meses, este capítulo ha mostrado marcados signos de debilidad a partir del encarecimiento relativo como consecuencia del proceso de recomposición tarifaria, que además tendría nuevos aumentos en septiembre con impactos adicionales en el consumo.

Con respecto al resto de los rubros, estos experimentaron un decrecimiento estimado de 2,1% i.a. en julio (y una incidencia de -1,1 p.p.), posicionándose en niveles 3% por debajo de 2019. (NA)