Sin detalles del paquete de reformas de Javier Milei, los gobernadores coinciden en que no pueden comprometer apoyo

108

 

Insistieron en que tienen voluntad de dar “gobernabilidad” y “acompañar”, pero se retiraron de la reunión sin precisiones y sin saber qué impacto tendrán las medidas en las provincias.

Más allá de la voluntad de los gobernadores de “acompañar” y dar “gobernabilidad” a Javier Milei, los mandatarios se fueron de la reunión con el Presidente sin saber detalles del paquete de leyes que enviará el viernes al Congreso y, “ni siquiera”, los temas que incluirá. En ese contexto, no hay una definición sobre cómo actuarán sus representantes en el Congreso porque los gobernadores –insistieron– no conocen el impacto que las medidas tendrán en las provincias. En el caso del impuesto a las ganancias, Milei se mostró dispuesto a asumir el costo político de la reversión. Ocho gobernadores kirchneristas ya emitieron un comunicado planteando que no comparten esa decisión.

El “gusto a poco” que los mandatarios evidenciaron al salir de la reunión pasa porque –señalaron– no hubo “ni un detalle” del paquete de leyes de reforma para el que el Presidente pidió apoyo. Distintas fuentes consultadas por LA NACION señalaron que si bien no tenían la expectativa de salir con respuestas, sí esperaban que les precisaran los principales trazos de la iniciativa y el impacto que tendrá en las finanzas provinciales.

“Tenemos vocación de contribuir, pero para hacerlo hay que saber las medidas concretas y cómo afectan a las provincias. Sin eso no se puede asumir un compromiso contundente”, ahondó un mandatario.

Incluso no obtuvieron definiciones respecto a temas que consideran “claves” como los subsidios para el transporte del interior y las transferencias por fuera de la coparticipación. En cambio, Milei sí se comprometió a que un equipo de Economía asista a las provincias en la renegociación de sus deudas en dólares, que registraron un salto por la devaluación.

Si bien algunos gobernadores ratificaron la idea –que habían consensuado previamente– de coparticipar el impuesto al cheque en vez de restituir la cuarta categoría de Ganancias, Milei encaró la reunión con la decisión de que ese no era el camino para compensar el recorte de coparticipación. Se comprometió a hacer el anuncio y a explicar los motivos.“Cometimos un error al avanzar en la modificación y estoy dispuesto a anularla”, les dijo el Presidente a los 23 mandatarios y al jefe de gobierno porteño. Hace tres meses, Milei como diputado nacional votó los cambios impulsados por el entonces ministro y candidato a presidente Sergio Massa.

En la primera parte del encuentro, Milei repasó el efecto que las medidas ya tomadas tuvieron en el mercado. Al debatir el tema Ganancias, los gobernadores plantearon claramente su disidencia respecto a que el impuesto se discuta anualmente, como propone Nación. “Significa que cada año hay que ver cómo sigue la coparticipación. No tiene lógica”, enfatizó uno.

Tras la finalización del encuentro, Axel Kicillof (Buenos Aires), Raúl Jalil (Catamarca), Gildo Insfrán, Gerardo Zamora, Osvaldo Jaldo (Tucumán), Ricardo Quintela (La Rioja), Gustavo Melella (Tierra del Fuego) y el pampeano Sergio Zilliotto emitieron un comunicado en el que plantearon: “Consideramos que la reversión del impuesto a las ganancias no sería el camino adecuado ya que afecta derechos de los trabajadores. Es por eso que seguiremos insistiendo en la búsqueda de otras herramientas de compensación, como lo es la coparticipación del impuesto al cheque”.

Los únicos mandatarios que no hablaron durante la reunión con Milei fueron el formoseño Insfrán y el santiagueño Zamora: el resto fue planteando diferentes problemas puntuales. Por ejemplo, Kicillof avanzó sobre la “discriminación” que sufre Buenos Aires en el esquema de la coparticipación; los mandatarios patagónicos mostraron su preocupación por los potenciales cambios en YPF; varios apuntaron el efecto negativo de la suba de retenciones (por ejemplo, el cordobés Martín Llaryora habló del caso del clúster manisero, preocupado por la imposición del 15%, y el mendocino Alfredo Cornejo, por el sector vitivinícola).

El Presidente “defendió” la decisión tomada sobre las retenciones y argumentó que era más gravosa la brecha cambiaria que el impuesto. Reiteró que es una “medida transitoria” porque su objetivo es eliminarlas.

En esa rueda, según las fuentes, el Presidente se mostró “paciente” y dispuesto a colaborar. Incluso, en algunos casos, derivó los temas a las áreas de su gabinete a las que les corresponde avanzar en respuestas.

El gobernador de San Luis, Claudio Poggi, calificó ante LA NACION de “auspiciosa” la reunión y, en especial, la propuesta de la Rosada de hacerlas “con habitualidad”. El jujeño Carlos Sadir valoró que técnicos de Economía colaboren con las provincias por la deuda en dólares: “El Presidente afirmó que los pondrá a disposición y que se buscará un criterio común. En cambio, no hubo respuesta para la preocupación por los subsidios para el transporte”, detalló a este diario. (LA NACION)