Con la reforma que propone Javier Milei la Cámara de Diputados se achica y la provincia de Buenos Aires sumaría 27 diputados

77

 

  • La Cámara baja quedaría con 254 miembros y la Ciudad de Buenos Aires sería la que más legisladores perdería.
  • Tierra del Fuego solo tendría un diputado.
  • Formosa, donde gobierna Gildo Insfrán desde 1995, también perdería el piso de cinco diputados y solo quedaría con tres.

La reforma del Estado que propone Javier Milei en el proyecto de ley ómnibus que este miércoles mandó al Congreso de la Nación incluye la actualización de la Cámara de Diputados por Censo, pero además propone achicar en tres miembros la Cámara baja y que los diputados sean elegidos por circunscripción. En la nueva disposición, la Provincia de Buenos Aires sumaría 27 diputados y la Ciudad perdería ocho, entre otros cambios.

La Provincia de Buenos Aires, el distrito más poblado del país, hoy tiene 70 diputados nacionales pero está subrepresentada. Según la reforma constitucional de 1994, el número de representantes debería ser actualizado por los censos nacionales, algo que nunca se realizó.

Ahora, en la reforma que propone Milei, el piso mínimo pasa de 161 mil habitantes a 180 mil, o una fracción no menor a 90 mil ciudadanos por banca. Pero además, elimina el mínimo de cinco diputados por provincia, lo que bajará sustancialmente la presentación de la provincias menos pobladas del país en Diputados.

Con esas modificaciones, la provincia de Buenos Aires pasaría de 70 diputados nacionales a 97. A su vez, la Ciudad de Buenos Aires, que hoy contabiliza 25 diputados nacionales pasaría a 17, una pérdida de ocho bancas en Diputados.

Una de las provincias menos pobladas del país, Tierra del Fuego, también cedería en el nuevo esquema. Pasaría de cinco diputados a solo uno, una pérdida de cuatro bancas. Una situación similar la tocaría a Santa Cruz, que hoy tiene cinco -el piso mínimo- y pasaría a tener solo dos bancas. La misma suerte correría La Pampa, La Rioja y Catamarca que solo pasarían a tener dos diputados.

Por otro lado, San Luis y Chubut, hoy con cinco diputados nacionales, pasarían a tener tres.

Formosa, donde gobierna Gildo Insfrán desde 1995, también perdería el piso de cinco diputados y solo quedaría con tres.

Las patagónicas Río Negro y Neuquén, pasarían de cinco a cuatro diputados nacionales.

Por su parte, San Juan perdería uno y de los seis que tiene quedaría en cinco; Santiago del Estero correría bajo la misma lógica y de siete pasaría a seis; Jujuy que de los seis que tiene hoy se quedaría en cinco bancas; Entre Ríos, que de los nueve pasaría a ocho; y Chaco que de las siete bancas bajaría a seis.

Entre los ganadores aparecen Tucumán que de nueva subiría a diez; Santa Fe que de 19 tendría 20; Salta de los siete actuales a ocho; Mendoza de los diez de hoy a once; y Córdoba que de 18 agregaría tres y tendría 21.

Eliminación de la lista sábana y cada votante elige a un solo diputado
El Gobierno envió al Congreso un ambicioso paquete de reforma política para tratar en sesiones extraordinarias, que incluye la eliminación de las PASO, la reforma de la ley de partidos y la boleta única.

Sin embargo, la principal novedad de la batería legislativa es una modificación sustancial en el sistema electoral que propone eliminar la lista sábana en la categoría de Diputados para pasar a un régimen por circunscripción en la que cada elector podrá elegir nada más que por un candidato a la Cámara baja.

En el Gobierno sostienen que ese mecanismo favorece la cercanía entre el electorado y sus representantes, porque argumentan que de ese modo podrán ofrecer a los votantes una agenda local que los interpele.

De ese modo, los diputados representarían cada uno a una única circunscripción. «Cada legislador ganaría en legitimidad», explicaron en la Casa Rosada.

El proyecto establece que el diseño y la división por circunscripciones quedará a cargo del ministerio del Interior en base al censo 2022, lo cual modificaría la actual composición de Diputados. Luego el Ejecutivo, deberá enviarlo a la Cámara Electoral para su aprobación 360 días antes de la fecha de las elecciones y los partidos políticos podrán presentar objeciones. Si la Justicia electoral les diera lugar a las objeciones, el Ejecutivo deberá proponer alternativas. El número de diputados nacionales a elegir, según el nuevo proyecto será de uno por cada 180.000 habitantes o fracción no menor a 90.000. (clarin.com)