Cristina Kirchner insistió con transformar planes en trabajo y las organizaciones la criticaron

47

La vicepresidenta publicó un mensaje en sus redes sociales en respuesta a los dichos de los líderes del Movimiento Evita. Fernando “Chino” Navarro habló de “incomprensión”.

Los fuertes cuestionamientos de Cristina Kirchner a la administración de los planes que hacen las organizaciones sociales sonaron fuerte en esos sectores, en especial entre los más cercanos al “albertismo”, como el Movimiento Evita.

Este miércoles, Fernando “Chino” Navarro dijo que la vicepresidenta “hace mucho que no va a un barrio”. Ella respondió con un fuerte mensaje en sus redes sociales.

Dos días después de haber calificado a las organizaciones sociales como “tercerizadores” en la entrega de los planes sociales, Cristina Kirchner se subió al debate de cambiar planes sociales por trabajo con un tuit con una foto en la que se la observa junto al intendente de Pehuajó.

“Con Pablo Zurro, Intendente de Pehuajó, que me acercó una propuesta para transformar los planes sociales que hay en esa ciudad en trabajo. Me contó que también se la envió al Ministro de Desarrollo Social de la Nación”, fue el mensaje que la vicepresidenta publicó en su perfil de la mencionada red social, y en el que incluyó una imagen junto al jefe comunal de la ciudad del oeste bonaerense.

La respuesta de los movimientos sociales

Emilio Pérsico, Fernando “Chino” Navarro y Leonardo Grosso reivindicaron su trabajo, consideraron que existe una “incomprensión” de lo que pasa en los barrios populares por parte de la dirigencia política y señalaron que Cristina Kirchner “hace mucho no va a un barrio”.

De esta forma, los referentes de esa organización social marcaron un contrapunto con los conceptos formulados por la vicepresidenta en el plenario de la CTA que se llevó a cabo el lunes pasado en Avellaneda, donde afirmó que “el Estado nacional debe recuperar el control, la auditoría, y la aplicación de las políticas sociales, que no pueden seguir tercerizadas”.

“La idea de que los intendentes y gobernadores vuelvan a administrar los programas sociales es una vuelta para atrás. Hoy los movimientos sociales no pueden dar de baja a alguien y poner a otro como en sucedía antes. Eso generaba una política de punteros en el territorio”, afirmó Pérsico en declaraciones a Radio con Vos.

En ese sentido, el secretario de Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social sostuvo que “la realidad actual es totalmente diferente” a la de una “Argentina con pleno empleo, en blanco y formal” que el país tuvo durante varias décadas del siglo XX.

“Hoy el plan social es un salario garantizado a los compañeros que están trabajando. La mayoría de las veces el trabajo que realizan es mucho más duro que la economía formal y las mujeres son las más sacrificadas”, apuntó.

Además, consideró que hay “una incomprensión de esa realidad” y defendió la función que el Movimiento Evita lleva a cabo en los barrios populares, al estimar que “las organizaciones son el espejo dónde no se quiere ver la política”.

“A Cristina la respeto y la adoro por lo que hizo en el Gobierno cuando tuvo que redistribuir el ingreso”, completó Pérsico.

Por su parte, “Chino” Navarro, secretario de Relaciones Parlamentarias de la Jefatura de Gabinete, advirtió que el modelo laboral que imperó en Argentina durante muchas décadas “se modificó abruptamente” y “hoy hay diez millones de trabajadores fuera del mercado laboral”.

Y agregó, en declaraciones a Futurock: “Hace mucho que Cristina no va a un barrio. Sino, no se entiende lo que dijo el día lunes. Pero esto es un problema de la clase política en general, de la cual soy parte. No reconocen que hay una forma de trabajo comunitaria, que el Estado retrocedió en el 2001 y nunca volvió a ciertos lugares”.

Leonardo Grosso (segundo desde la izquierda) y Emilio Pérsico (de barba), dos referentes del Movimiento Evita, una de las organizaciones más cercanas al Presidente. (Foto: NA)
Leonardo Grosso (segundo desde la izquierda) y Emilio Pérsico (de barba), dos referentes del Movimiento Evita, una de las organizaciones más cercanas al Presidente. (Foto: NA)
“Hay gente que está sola y cuando hay una chica victima de género o un pibe ganado por el alcohol y alguna droga es el barrio quien lo protege. Ahí no llega el patrullero ni la ambulancia”, contó Navarro.

En tanto, sostuvo que se habla del Estado “como si fuese una solución mágica” cuando se trata de un instrumento que “todos reivindicamos, pero queremos corregir y mejorar”.

“Pienso que si personalizamos nos equivocamos porque es un problema de la política en general, de la que yo también soy parte. Los políticos hablamos de cuestiones que no conocemos a fondo y no tenemos un diagnostico preciso”, opinó.

Además, llamó a la política a “hacer más que decir” para mejorar la vida de la gente y sostuvo que hay un “control y auditoría” de los planes sociales tanto a nivel nacional como en la Provincia de Buenos Aires que administra los recursos.

Por su parte, Leonardo Grosso, diputado nacional e integrante del Movimiento Evita, aseguró que “los sectores sociales dan respuesta a donde el mercado y el Estado no llega”.

“A Cristina le tenemos un aprecio enorme, pero no cayó bien lo que dijo. Dolió. Nos hacemos cargo de lo que el Estado no resuelve. Las organizaciones sociales no dan de alta ni de baja los planes”, sumó, en esa línea.

El jefe de gabinete de la provincia de Buenos Aires, Martín Insaurralde, también se involucró en el debate y lo hizo para defender a la vicepresidenta.

“Los programas sociales deben tener una contraprestación controlada por el Estado y el primer mostrador del Estado son los Municipios. Esa es la esencia del planteo de Cristina. Llegó la hora de debatir el Salario Universal como herramienta para combatir la desigualdad estructural”, señaló el también intendente de Lomas de Zamora (en uso de licencia).

“Bienvenido el debate de cara a la sociedad, no hay que tenerle miedo. Es muy positivo poder discutir sobre el presente y el futuro de nuestro país. Hay problemas estructurales que tiene la Argentina que requieren de un consenso democrático tendiente a resolverlos: el Salario Universal va en esa dirección y por eso es impostergable su debate”, dijo.

Además, recordó que “Argentina Trabaja fue un programa muy exitoso que lanzó Néstor y continuó Cristina. Nuestra convicción es que los programas sociales tienen que tener una contraprestación y control del estado, eso es lo que estamos discutiendo”.

“Hice una ronda de consultas con intendentes bonaerenses, tanto del oficialismo como de la oposición y es unánime la aceptación de la descentralización del control de los planes sociales en los Municipios. Hay que construir un Estado fuerte, eficiente, transparente”, puntualizó el ministro coordinador bonaerense.

Y cerró: “Cristina habla de frente cuando hay que hablar de frente. Dice lo que piensa con la espalda de una responsabilidad colectiva y la trayectoria de dos mandatos donde defendió al pueblo. Las políticas sociales no pueden ser discrecionales. El mayor éxito de la Asignación Universal por Hijo es justamente la universalidad”. (tn.com)