DNU: tras el revés en el Senado, el Gobierno puso en duda la convocatoria del Pacto de Mayo

116

 

Desde temprano en Balcarce 50 sabían que el revés en la Cámara alta era un hecho; apuestan a que Martín Menem pueda dilatar la discusión en la Cámara baja.

El Gobierno reaccionó esta noche con un duro comunicado tras el revés en el Senado con el DNU. Allí pone entre signos de interrogación la convocatoria al pacto de Mayo que había convocado en la apertura de sesiones legislativas. “Lo acontecido hoy en la Cámara de Senadores de la Nación atenta contra la convocatoria del Presidente”, señala el comunicado difundido por la oficina de prensa presidencial.

“La misma Cámara que ha habilitado casi 500 Decretos de Necesidad y Urgencia del kirchnerismo, se ha encargado de rechazar el DNU del Presidente Javier Milei a solo 3 meses de su asunción. Resulta imposible interpretar esta decisión de otra manera que como un intento de socavar el Pacto de Mayo, el Gobierno Nacional y el cambio elegido por los argentinos”, completa el comunicado.

El rechazo del DNU en el Senado estaba en las previsiones del Gobierno, pese a que su decisión siempre había sido que el documento no fuera puesto en tratamiento. Pero las presiones de la oposición y la decisión de la vicepresidente Victoria Villarruel de acceder a su incorporación en el temario el debate llevaron el texto del DNU de desregulación de la economía al recinto, donde el gobierno de Javier Milei recibió un golpe político, que no había dudas en la sede de Gobierno, de que debió ser evitado. De momento, y más allá de este revés en la Cámara alta, el DNU sigue vigente porque para que deje de estarlo debe tener el rechazo tanto de Senado, como de Diputados, donde también deberá tratarse. “No hay derrota aún”, dijo un funcionario de Casa Rosada a LA NACION.

La diferencia central entre una y otra parada parte de la cabeza de cada uno de esos poderes. Mientras que en Senado está Villarruel, con quien la desconfianza del Ejecutivo es total pese a que este jueves públicamente se intentó mesurar las diferencias con ella, en la Cámara baja está Martín Menem, de plena sintonía con el mandatario. En Diputados el Gobierno también tiene otros números y mayor margen de negociación con los distintos sectores. También otros tiempos. Por lo pronto en la hoja de ruta del Ejecutivo está el tratamiento de la nueva versión de la ley ómnibus, cuyo borrador ya circula entre los gobernadores.

En principio, mientras la mira para algunos está puesta en lo que puede suceder en Diputados, en las filas del oficialismo también estaban quienes no descartaban un “plan B”. Consistiría en que más allá de lo que pase en la Cámara baja, el Gobierno empiece a enviar, por separado, el material más relevante.

“Siempre hay un plan “B” y hasta un plan “C”, recalcan cerca del Presidente. Y fundamentalmente, fuentes muy cercanas al mandatario, hacen hincapié en que el programa económico es el eje de la administración libertaria, independientemente del futuro legislativo. “Con el déficit 0 y la baja de la inflación, Javier puede gobernar perfectamente. Si no aprueban lo que está o lo que mandamos, gobernaremos sin eso, con el programa económico, podemos seguir perfectamente”, recalcan desde Gobierno.

Una jornada tensa en la que Balcarce 50 miró al Congreso

En la Casa Rosada, donde el líder libertario estuvo siete horas, entre las 8:30 y las 15:30, daban por sentado desde temprano que sucedería lo que finalmente pasó alrededor de las 20. Desde allí no dejaron de seguir de cerca la sesión que se extendió desde pasado el mediodía hasta el anochecer. Incluso quienes estaban en reuniones recibían informes de colaboradores o compañeros sobre lo que sucedía en el Parlamento. La atención era total. La tensión también.

El primer miembro del Gobierno en expedirse sobre el tema fue el vocero Manuel Adorni, quien sostuvo: “Nuevo récord histórico: la decadencia y el pasado por primera vez en la historia rechazaron en el Senado de la Nación un DNU a apenas tres meses de asumir el nuevo gobierno”.

El primer revés, e indicio real de lo que vendría en el Senado llegó temprano en la tarde. Fue luego de que el jefe de los senadores libertarios, Ezequiel Atauche, (Jujuy), propuso postergar “por 20 días” el tratamiento del decreto de necesidad y urgencia 70/23. La propuesta fue sometida a votación y rechazada por una amplia mayoría de 41 votos en contra y sólo 30 a a favor. A los 33 senadores del kirchnerismo sumaron su apoyo los radicales Martín Lousteau (Capital) y Edith Terenzi (Chubut).

A ese escenario hizo alusión el propio mandatario a través de compartir un tuit de Javier Lanari, subsecretario de Prensa de Presidencia. Lanari consignó: “Lousteau (en rojo) votó lo mismo que Alicia Kirchner, Wado de Pedro, Oscar Parrilli, Mariano Recalde, Juan Manzur y José Mayans, entre otros kirchneristas. Las cosas en su justo lugar…”

Durante buena parte de la tarde, además de ese mensaje, Milei también usó su cuenta para compartir varias críticas de otros usuarios. A eso apuntó durante su discurso, el senador opositor, José Mayans, quien aseguró que el mandatario divulgó el listado de legisladores que votaron contra la prórroga del debate por el DNU. (LA NACION)