Juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa: el Tribunal rechazó el pedido de nulidad

78

 

Los magistrados no hicieron lugar a los argumentos del defensor de los rugbiers, Hugo Tomei.

El Tribunal del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa rechazó el pedido de nulidad realizado por la defensa de los ocho rugbiers imputados por el homicidio. Consideró que no se vulneró el debido proceso durante la detención de los acusados, por lo que el juicio continuará y no será suspendido.

Fue después de un importante receso cuando la presidenta del Tribunal de Dolores, María Claudia Castro, comunicó que se trata de una decisión unánime y explicó que, si bien está permitido plantear nulidades en cualquier momento del proceso, «no implica que puedan ser reeditadas ante los resultados adversos sin que se incorporen nuevos elementos».

Así, los magistrados no hicieron lugar a los argumentos que el defensor de los rugbiers, Hugo Tomei, realizó en base a lo que consideró violaciones de garantías del debido proceso cometidas en el inicio de la instrucción de la causa, a cargo de la fiscal de Villa Gesell, Verónica Zamboni.

«No hay condena que pueda ser válida si el proceso no sigue los procesos de la constitución», expresó Tomei, quien agregó que, a su criterio, los acusados «ya fueron condenados» y que desde el momento en el que fueron detenidos «se les negó la posibilidad de defenderse». Además, Tomei recriminó la «imputación colectiva» y que la fiscal Zamboni haya hecho «10 audiencias en 25 minutos» al indagarlos antes de que él asumiera las defensas.

Tomei ya había presentado el pedido de nulidad durante la instrucción de la causa, luego ante el Cámara de Apelaciones de Dolores y más adelante el Tribunal de Casación y en todas las instancias el planteo fue rechazado.

«Nuestra vida es un calvario»

María Graciela Sosa, la madre de Fernando Báez Sosa, aseguró -previo comienzo del juicio- que su vida y la de su marido son «un calvario», que quiere justicia por su hijo y que espera estar fuerte para afrontar el juicio al que serán sometidos los rugbiers acusados de matarlo a golpes en la puerta de un boliche de Villa Gesell en enero del 2020.

«Mi hijo está encerrado en un ataúd y eso es como si fuera una cadena perpetua. Espero estar fuerte. Quiero justicia por Fernando», dijo la mamá del adolescente, que junto a su esposo, Silvino Báez, ingresó caminando a los Tribunales de Dolores, donde se desarrollará la primera audiencia por el crimen de su hijo. (diario26.com)