La Iglesia confirmó que nunca recibió ningún pedido de disculpas de Javier Milei por sus injurias contra el papa Francisco

144

 

En primer lugar mintió cuando dijo que fue «cuando no estaba en política» y después afirmó que ya se había disculpado por sus dichos, pero las autoridades eclesiásticos afirmaron desconocer el pedido de diculpas, y de paso recuerdaron la mala relación de Bergoglio con Massa.

En la Iglesia causó sorpresa la afirmación que hizo en el primer debate presidencial el aspirante de La Libertad Avanza, Javier Milei, en cuanto aseguró que ya había pedido perdón por los insultos y las injurias propinadas al Papa Francisco. Si bien descontaron que hubiesen valorado el gesto -el perdón y su aceptación es un eje de la doctrina cristiana- pero la Iglesia no tenía noticia de que el libertario lo haya tenido la intención de hacerlo en algún momento, no hay registro que lo haya hecho de modo privado ante las autoridades eclesiásticas y menos que lo haya hecho de manera pública.

Hace poco también acusó al Papa de estar vinculado a dictaduras sangrientas
No fue lo único que llamó la atención de la afirmación de Milei respecto del pontífice. También sorprendió que se haya limitado a los agravios de hace entre cuatro y cinco años atrás -cuando lo acusó de «encarnar al Maligno» y lo descalificó con palabras soeces-, ya que dijo que eran de la época en que no hacía política. Pero que no haya incluido el haberle endilgado «tener afinidad con dictaduras sangrientas» durante la reciente entrevista con el polémico periodista norteamericano Tucker Carlson.

Durante el tramo de «preguntas cruzadas» debate presidencial, el candidato de Unión por la Patria, Sergio Massa, le dijo que en vez de una pregunta quería darle la oportunidad en ese espacio de que pidiera perdón por sus críticas al Papa porque «la Argentina tiene millones de fieles católicos y ofendiste al jefe de la Iglesia católica (…), que es el argentino más importante de la historia».

Tras señalar que los cuestionamientos al Papa eran de vieja data, Milei agregó: «Parece que estás poco informado, porque ya había pedido perdón por eso, y lo volvería a hacer, porque no tengo problema en eso, porque si me equivoco, no tengo problema en repetir que estoy arrepentido por eso».

«Además, una de las cosas que dije es que si el Papa quería venir a la Argentina, se lo iba a respetar no solo como jefe de Estado, sino como líder de la Iglesia Católica, por lo tanto, dale, dejá de chicanear y dedicate a bajar la inflación y a terminar el gobierno de manera decorosa, dale», completó Milei.

Milei reculó ante la encuesta que testificó que el 62% apoyaban la visita del Papa y el 23% condenaba la injurias de Milei

El recule de Milei se produce en simultáneo con la difusión de una encuesta de la Universidad Abierta Interamericana (UIA) que arrojó que el 62,5% de los argentinos «consideran positiva la visita del Papa Francisco», mientras que para el 23,7% sería negativa, en tanto que el 13,9% no supo o no contestó.

Además, casi el 60% considera que la visita del Papa sería entre «muy importante» (36,9%) y «bastante importante» (22,8%), en tanto que para el 33% sería entre «poco importante» (18,1%) y «nada importante» (17,9%). Y para el 53,9% la visita «no debería ser condicionada por el resultado electoral.

El pasado de Massa contra Bergoglio

Por lo demás, en medios eclesiásticos se señaló que Milei dejó pasar una gran oportunidad de decirle a Massa que no tenía autoridad para hacerle ese pedido luego de haber participado en los tiempos que era jefe de Gabinete del gobierno de Néstor Kirchner de una operación para desplazar al entonces cardenal Jorge Bergoglio del arzobispado de Buenos Aires.

Aquella movida en conjunto con sectores conservadores de la Iglesia -que no tuvo éxito- fue inmediatamente conocida por Bergoglio y generó su antipatía con Massa que dura hasta la actualidad. De hecho, como pontífice, nunca lo recibió en el Vaticano. No obstante, allegados al candidato oficialista están buscando un acercamiento.

Tras las críticas de hace unos años a Milei, los curas villeros oficiaron una misa de desagravio en la villa 21-24 del barrio porteño de Barracas que generó la réplica del libertario por apelar a «algo viejo» y acusarlos de guardar silencio cuando la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, «decía barbaridades» del Papa.

Finalmente, irrumpió luego de la misa el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, monseñor Oscar Ojea, quien sostuvo que «uno de los candidatos se ha expresado con insultos irreproducibles y con falsedades».

«El Papa es para nosotros un profeta de la dignidad humana en un tiempo de violencia y exclusión. Pero, por otra parte, también es un Jefe de Estado al que se le debe un respeto particular», dijo Ojea.

Milei Mintió

En rigor, la primera declaración de Milei tuvo lugar en febrero pasado, más de dos años después de ocupar una banca en la Cámara de Diputados y un mes después de lanzar su candidatura a presidente de la Nación.

En febrero, el ultraliberal publicó en sus redes sociales un denuesto contra el pontífice cuando este, durante un discurso en el Vaticano, condenó la evasión impositiva. «Tu modelo es pobreza», posteó Milei y acusó al líder católico de estar «siempre parado del lado del mal». «Si a alguien le da un ataque de caridad y sale con una pistola a robar para financiarlo ¿lo bendecís?», escribió.

Seis meses más tarde, en agosto, enfureció sus críticas y tildó a Bergoglio de «jesuita que promueve el comunismo», lo calificó de «personaje impresentable y nefasto», y lo acusó de tener «afinidad de comunistas asesinos».

Por último, en septiembre y durante una entrevista con el presentador de TV estadounidense, Tucker Carlson, Milei acusó al Papa de «jugar políticamente», de estar «del dado de dictaduras sangrientas» y de ser «condescendiente con todos los de izquierda, aunque sean verdaderos asesinos».

Sin pedido de perdón

En el debate, Milei no solo tergiversó la fecha de sus afirmaciones, sino que dijo que «ya había pedido perdón por eso». Es más, dijo que lo hizo y que «lo volvería a hacer porque no tengo problemas. Si me equivoco no tengo problemas de repetir que estoy arrepentido», insistió.

Lo singular es que el único registro público/mediático de pedido de perdón al Papa fue anoche, cuando Massa lo instó a hacerlo.

Luego, el candidato de la derecha negacionista intentó mostrarse favorable a una visita de Francisco a la Argentina durante una eventual presidencia suya. «Si quiere venir se lo va a respetar no solo como jefe de Estado sino como líder de la iglesia católica», aseguró.

Lo cierto es que el Papa, a través de sus voceros vaticanos, se encargó desestimar esa posibilidad. «El Papa no irá adonde desprecien su presencia», afirmó el mes pasado Víctor Fernández, el recientemente nombrado cardenal argentino. (prensalibreformosa.com)