Massa teme que el «plan platita» pierda efecto tras el rechazo de los gobernadores a pagar el bono

156

 

Durante el anuncio, el ministro de Economía invitó a los mandatarios provinciales a sumarse a la medida, pero al menos diez ya confirmaron que no lo otorgarán. El anuncio se puede diluir, especialmente en los territorios donde hay mayores índices de empleo público.

Cuando anunció el paquete de medidas para intentar contrarrestar el efecto de la devaluación en el bolsillo de los argentinos, el ministro de Economía, Sergio Massa, invitó a los gobernadores e intendentes a sumarse al bono de $60.000, en dos cuotas, que deberá dar el sector privado y que recibirán los empleados estatales nacionales. Sin embargo, al menos diez mandatarios provinciales avisaron que no adherirán y el efecto del refuerzo podría perder impacto.

La resolución de algunos gobernadores peronistas y la indefinición de los intendentes pueden ser interpretadas como una falta de respaldo a la candidatura presidencial de Massa, pero el tigrense prefirió dar vuelta la carga de la responsabilidad y dejar en manos de ellos la decisión de no acompañar con el esfuerzo.

«Invitamos también a las provincias y los municipios a que hagan el esfuerzo junto al Estado nacional para mejorar el ingreso de los trabajadores estatales», dijo el ministro en el anuncio de la suma fija, que compartió este domingo a través de sus redes sociales.

La pelota quedó del lado de la cancha de los mandatarios provinciales, que tienen las cuentas ajustadas en un año electoral clave, algunos de los que no pueden afrontar el desembolso sin la ayuda nacional. Para muchos intendentes la situación es aún más complicada, a lo que se suma que los gobiernos provinciales tampoco podrían salir a su rescate.

Sin suma fija para estatales, la medida de Massa puede perder efecto
La idea del candidato presidencial de Unión por la Patria era generar un impacto contundente con una batería de anuncios dirigidos a engrosar los bolsillos de los argentinos, pero para las organizaciones sociales, incluso oficialistas, y algunos gremios cercanos al kirchnerismo, las medidas quedaron a mitad de camino.

«Habrá que asegurarse que el gobierno nacional garantice los recursos para que estados municipales y provinciales puedan acceder a dar estas medidas indispensables», dijo el secretario General de la CTA, Hugo «Cachorro» Godoy.

Si Massa no logra que los gobernadores e intendentes propios afronten el pago de la suma fija, el anuncio podría diluir su efecto, especialmente en las jurisdicciones que más dependen del empleo público. Solo el sector privado daría el refuerzo, además de Nación.

Las que ya avisaron que no se sumarán son la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Entre Ríos, Jujuy, La Pampa, Misiones, Neuquén, Salta, Santa Cruz y Santa Fe, por diferentes motivos, algunas porque ya dieron un bono, otras porque no están en condiciones de hacerlo y otras porque tienen abierta o reabren en breve las negociaciones paritarias.

Mientras que Catamarca, Chaco, Chubut, Corrientes, Formosa, Río Negro, San Juan, San Luis, Tierra del Fuego y Tucumán aún no confirmaron si lo harán, y Buenos Aires, Mendoza, La Rioja y Santiago del Estero fueron las únicas cuatro que adhirieron a la decisión o adoptaron una medida similar para el mismo plazo.

Algunos de los gobernadores ya perdieron en sus provincias, pero desde UxP presionan para que hagan campaña para Massa, que lleva en la boleta legisladores locales y nacionales y que, de ser electo, necesitará un Congreso dispuesto a debatir los proyectos que plantee, y en el escenario más pesimista, que pueda ser una oposición fuerte. (prensalibreformosa.com)