POBLACION INACTIVA: En Argentina hay 8 millones de personas sin trabajo, pese a estar en edad laboral

57

 

Un informe privado reveló el elevado número de personas que no no tienen ni buscan empleo pese a estar en edad para ello.

Los efectos de la pandemia todavía persisten en el mercado laboral argentino y a pesar de registrarse un repunte en el nivel de empleo en los últimos meses hay una significativa porción de la población que se encuentra inactiva. En el país, las personas que no tienen ni buscan empleo, pese a estar en edad para ello, alcanzan las 8 millones.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) considera que «el aumento de la inactividad laboral es una de las principales consecuencias en la actual crisis laboral», y a su vez hace hincapié en que la reinserción laboral es más compleja desde la inactividad que desde la desocupación.

El informe «Caracterización de la población inactiva en edad de trabajar» (2021), elaborado por Fundación Éforo, revela que en Argentina más de la mitad de la población se encuentra inactiva, lo que equivale aproximadamente a 24 millones de personas (cerca de un 53%).

De ese total, hay 16 millones de personas que se encuentran fuera del rango etario legal para trabajar y 8 millones que pese a encontrarse en edad de trabajar no lo hacen. Este último conjunto de personas se compone en un 65% por mujeres y un 35% por hombres.

En materia de edades, aparecen 4,3 millones de personas inactivas mayores de 24 años. En tanto que los restantes 3,7 millones son jóvenes entre 15 y 24 años, de los cuales 2,9 millones se encuentran estudiando y 800.000 mil no trabajan ni estudian. A su vez, el estudio precisa que dentro de la población inactiva, 5,4 millones de personas no tienen ninguna fuente de ingresos y en su mayoría son mujeres.

Del total de la población (que según los datos provisorios del Censo 2022 rondaría los 46 millones de personas), el 6,3% de la población total son inactivos que no han terminado el secundario. Asimismo, el 7,3% son inactivos pese a tener secundaria completa o estudios universitarios incompletos, mientras que el 1,0% de la población total son profesionales que no tienen empleo ni lo buscan activamente (aproximadamente 460.000 personas).

LEE: Lacunza lanzó advertencias por la deuda en pesos y Aracre lo cruzó

En cuanto al tipo de hogar, el informe arroja que la inactividad se distribuye de manera diferencial. En los hogares biparentales es más frecuente que haya, por lo menos, una persona inactiva en edad de trabajar. De los 3 millones de hogares donde uno de sus miembros es inactivo, 2,1 millones (70%) se trata de hogares biparentales. En tanto que 1,8 millones de estos hogares corresponden a la situación en donde el otro miembro se encuentra trabajando para el mercado laboral.

El 54% de este tipo de hogares (aproximadamente 1,1 millones de hogares) se encuentran en situación de vulnerabilidad social (43% son pobres y otro 11% son indigentes). A su vez el 90% son mujeres que no tienen ni buscan empleo (1,6 millones de mujeres).

El informe analizó que “tanto la informalidad como la inactividad laboral afectan mayoritariamente a las mujeres y jóvenes”, y expresó que “entre los factores que explican la inactividad de las personas debemos tener en cuenta el rol desempeñado al interior del espacio doméstico, la distribución de las tareas de cuidados, los niveles educativos alcanzados y la configuración del hogar”.

En este sentido, agregó que “el estado de inactividad de las personas en edad de trabajar debe ser entendido como una situación que excede las decisiones individuales y que responde a escenarios sociales más amplios y complejos”.

Empleo en crecimiento en 2022

Los datos del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) que toma en consideración las declaraciones de aportes que hacen las empresas de sus empleados registrados, arrojó que los puestos de trabajo registrados en noviembre llegaron a 13,018 millones de personas. Esto implica que 47.825 personas se sumaron al mercado laboral, lo que significó un 0,4% de mejora mensual y 5,1% interanual, es decir 630.759 puestos de trabajo más que en noviembre del año anterior.

El incremento se debe en parte al crecimiento de la cantidad de trabajadores independientes (no asalariados), especialmente las personas inscriptas en el régimen de monotributo y monotributo social. Los primeros crecieron un 1,6% intermensual en noviembre de 2022, y un 7,7% interanual (135.900 personas más).

En tanto que los monotributistas sociales tuvieron una suba anual del 39,7%, lo que implica 156.600 personas más. Los autónomos, por su parte, fueron cerca de 5.000 personas más inscritas en el SIPA en un año. De esta manera, 297.500 personas de las 630.800 registradas en el último año en el sistema de seguridad social fueron no asalariadas (48%), en tanto que se crearon más de 330 mil puestos asalariados. (NA)