Retenciones y brecha cambiaria, los principales reclamos del campo de cara a la asamblea general

170

 

La convocatoria para una gran movilización el 28 de febrero, realizada por la Federación Agraria, unió a todo el sector rural: ya está confirmada casi toda la Mesa de Enlace y siguen adhiriendo agrupaciones de autoconvocados.

Confederaciones Rurales Argentinas (CRA) confirmó este martes su adhesión a la asamblea general a la que convocó la Federación Agraria Argentina (FAA) para el próximo martes 28 de febrero, a partir de las 8, en la intersección de la ruta N° 90 y la autopista Rosario-Córdoba, a la altura de Villa Constitución.

De esta manera, junto al apoyo ya formalizado también por la Sociedad Rural Argentina (SRA), la protesta inicialmente convocada por la FAA se ha transformado en una verdadera gran manifestación del campo argentino: solo falta que Coninagro oficialice su aval para que estén todas las entidades de la Comisión de Enlace.

En este marco, vale destacar que la situación actual de los productores, agravada por la sequía y otras inclemencias climáticas como las olas de calor y las heladas, ha logrado también unir al reclamo a otras entidades que, en general, representan a autoconvocados: la Asociación Argentina de Productores Agropecuarios (AAPA) ya había anticipado su apoyo el lunes, y ahora se sumó el Grupo Independencia.

RETENCIONES Y BRECHA CAMBIARIA

“Frente a la real situación de los productores argentinos, que además de los problemas de la macroeconomía suman los gravísimos daños producto de la sequía, todo el presente, muestra que es tiempo de tomar decisiones reales, concretas y útiles, no se puede enfrentar tamaña crisis solo con parches, anuncios y burocracia”, subrayó CRA en el comunicado en el que confirmó su participación en la protesta.

Y agregó: “Coincidimos en las razones que invoca dicha movilización y participaremos de la misma con todos aquellos productores que sienten que su presente es insostenible y que merecen un horizonte absolutamente diferente. La situación es crítica y los gobiernos de los tres estamentos del Estado tienen que dar respuestas a cada reclamo y soluciones concretas para resolver esta crisis”.

En este contexto, CRA enumeró una serie de 12 puntos “relevantes y urgentes”:

Instrumentar mecanismos reales que quiten el asedio fiscal sobre los productores afectados.
Suspender impuesto a las ganancias.
Suspender, ejecuciones fiscales y bloqueo de cuentas.
Suspender apremios en Bancos.
Suspender embargos.
Realizar una reforma impositiva integral y progresiva.
Eliminar diferencial cambiario.
Establecer Plan de eliminación de Derechos de Exportación (Retenciones).
Crear Seguro Multirriesgo.
Cambiar la Ley de Emergencia por considerarla obsoleta.
Créditos que salgan de la tasa de usura que genera el propio Estado.
Atender la problemática de las economías regionales.
De los diferentes comunicados emitidos por las entidades que adhieren a la movida, se advierte que los reclamos primordiales son por las retenciones y la brecha cambiaria.

Así lo había dejado en claro también la Asociación de Productores Agropecuarios y ahora lo mencionó en similar sentido el Grupo Independencia, una agrupación de autoconvocados muy crítica tanto del Gobierno como del accionar de la Mesa de Enlace.

“Nos parece muy importante que al menos una entidad (por la FAA) tome conciencia del manejo que el Gobierno nacional ha tenido con el sector agropecuario en sus más de tres años de gestión, en los que solo ha convocado a las entidades para hacer presencia en el anuncio de medidas inconsultas e insuficientes, pero jamás para debatir un verdadero plan para el desarrollo agropecuario”, dijo esta asociación.

Y al enumerar los reclamos que considera más importantes, mencionó un tipo de cambio único, eliminar las retenciones y reducir el gasto público.

APOYOS REGIONALES

Mientras tanto, el #28F, tal la denominación que recibe la convocatoria en las redes, continúa recibiendo apoyos también desde entidades regionales.

Por ejemplo, la Mesa de Enlace regional Córdoba confirmó su participación, en un comunicado en el que advirtió que la crisis no distingue representaciones gremiales, por lo que el campo debe estar unido en sus pedidos, y subrayó: “La primera distorsión la ocasionan los múltiples tipos de cambio con un esquema regresivo y de alta presión impositiva, que nos ancla y detiene toda posibilidad de pensar en un futuro de inversión y real desarrollo”.

El lunes, en tanto, la Sociedad Rural de Rosario (SRR) ya había dado su aval y otras rurales que se sumaron este marte son las del norte de Buenos Aires:

(infocampo.com)