El Presidente no baja su candidatura, recorre el país y prepara un discurso defensivo para el 1º de marzo

140

 

Tras las críticas que recibió de referentes kirchneristas, cerca de Alberto Fernández aseguran que él visitará las provincias para “mejorar su aptitud electoral” y ver si “le da” para ser candidato

Pese a los cuestionamientos que escuchó de referentes kirchneristas -pero también de otras vertientes- sobre su aspiración a ir por la reelección, Alberto Fernández no se baja aún de su candidatura. El Presidente, escoltado por un grupo de ministros que lo defienden, pide esperar al menos hasta mayo para tomar una decisión. Mientras capea una lluvia de críticas internas, quiere en las próximas semanas dedicarse a ser el principal defensor de su propia gestión mediante actos en distintos puntos del país. En esa línea ya prepara además su discurso del 1° de marzo ante la Asamblea Legislativa.

Un funcionario que conversó con el jefe de Estado en las horas posteriores al cónclave del PJ en la sede de Matheu dijo a LA NACION que lo escuchó “enfocado en lo que quiere hacer”. “Quiere recorrer el país, potenciar la gestión y mejorar su aptitud electoral. Y si no le da, no será candidato, pero defender la gestión lo tiene que hacer por el bien de todos”, agregó el colaborador presidencial.

La Cámpora esgrimió un argumento elegante para poner en cuestión la postulación de Fernández: que es extraño que un mandatario en ejercicio compita con otros dirigentes en una PASO. El jefe de Estado replicó que a él no le molestaría jugar en una interna. El jefe de Gabinete, Agustín Rossi, y la ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, que quedaron como los portavoces políticos del mandatario, lo transmitieron en las últimas horas. “Es singular, pero no hay ningún inconveniente para que el Presidente compita en una PASO”, dijo el primero. La segunda fue más confrontativa: “No es un debate porque Alberto le ha dicho a toda la ciudadanía y al frente político que él no tiene ningún tipo de restricción para que otro compañero compita con él en unas primarias”.

Lo que está de fondo es la negativa del kirchnerismo a que Fernández represente nuevamente al espacio. ”Lo que no queremos es perder las elecciones por caprichos personales”, lanzó un colaborador del kirchnerismo tras el cónclave de Matheu. El Presidente, por su parte, desde hace tiempo cuestiona la posibilidad de que Cristina Kirchner monopolice el armado de la oferta electoral, la “lapicera”.

Un funcionario cercano al Presidente lanzó en las últimas horas: “¿Cómo es? ¿”Wado” [De Pedro], [Juan] Manzur y [Sergio] Massa pueden ser candidatos y Alberto no? ¿Las partes de la gestión están bien y el Presidente no? Nadie puede decirle a un compañero que no sea candidato”.

En el mismo sentido, Aníbal Fernández dijo que quieren sostienen la “proscripción” de Cristina Kirchner pretenden, al mismo tiempo, proscribir al Presidente.

Con este escenario, cerca del Presidente señalan que no hay una instancia prevista para una nueva reunión de la conducción del Frente de Todos como la del último jueves. “No se habló, no hay fecha”, insisten en la Casa Rosada.

En principio, se espera un encuentro más operativo de los distintos sellos que integran la coalición para definir cuestiones prácticas y reglas de juego. “Ahora vendrá la reunión con los partidos para conformar el Frente electoral. Definir reglamentos y cuestiones operativas ¿Tiempos? Sin fecha”, dijo a LA NACION otro importante funcionario al tanto de los pormenores partidarios.

En esa instancia, que aún no fue convocada, se espera que el frente determine un reglamento en el que, por caso, se puedan fijar los pisos que deberán superar las distintas listas -en caso de que se confirme una PASO- para integrar luego la nómina para los comicios generales de octubre, en particular en el tramo legislativo. “Hay que definir el reglamento y la confirmación de la junta electoral del frente”, acotó un funcionario. Todas cuestiones que no se pudieron abordar en la reunión del PJ, que sirvió para hacer planteos políticos cara a cara, con varios intercambios ríspidos.

Tolosa Paz, no obstante, reconoció que el debate interno en algún momento deberá retomarse, con una mesa más acotada y relevante. “Para poder trabajar todo lo que se habló se debe armar una mesa más chica para poder ejecutarlo”, dijo en declaraciones radiales.

1º de marzo

Aunque Fernández dilate un segundo encuentro de la cúpula política, se espera que vuelva a encontrarse con Cristina Kirchner la semana próxima, en el Congreso, durante la apertura de las sesiones ordinarias. La vicepresidenta viajó a El Calafate tras celebrar su cumpleaños 70 en Buenos Aires y publicar un tuit de agradecimiento por los saludos.

El Presidente no la saludó por esa red social como hicieron decenas de funcionarios y referentes, entre otros, el jefe de Gabinete, Rossi. Se espera que Cristina regrese para la sesión del 1º de marzo, una instancia relevante desde lo institucional, porque el jefe de Estado marca el rumbo que espera para el año legislativo. Según pudo saber LA NACION, la Casa Rosada ya comenzó a solicitar material y datos de gestión a los ministerios para armar el discurso presidencial. Se espera que Fernández, como siempre, sea el principal redactor del texto. (expresdiario.com)